Relucen nuevos testimonios en Brasil en caso sobre injerencia de Bolsonaro

Brasilia, 24 ago (Prensa Latina) El juez Alexandre de Moraes, del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, autorizó nuevas declaraciones en la investigación sobre un supuesto intento de interferencia del presidente Jair Bolsonaro en la Policía Federal, se confirmó hoy.


El portal Consultor Jurídico asegura que las indagaciones se basan en las declaraciones del exministro de Justicia Sérgio Moro.


Moro denunció el entrometimiento de Bolsonaro en esa fuerza policial, acto que, según el exmagistrado, lo hizo apartarse del gobierno el 24 de abril de 2020.


También, agregó, por el exmilitar condicionar su salida con la destitución del delegado Mauricio Valeixo en la jefatura del poderoso órgano de investigación, como realmente sucedió.


De acuerdo con el sitio, en mayo del año pasado, el entonces relator de la investigación, el ministro Celso de Mello, del STF, permitió que Moro, la Policía Federal, el procurador general de la República y el de la Unión tuvieran acceso al video de la reunión ministerial celebrada el 22 de abril de 2020.


La idea era que todos pudieran formular las preguntas que se harían durante las manifestaciones de los testigos.


Tras la reanudación de la investigación, el delegado policial responsable de realizar la pesquisa, Felipe Alcántara de Barros Leal, cuestionó que el Ministerio Público Federal y la defensa de los investigados emitieran interrogantes durante las nuevas declaraciones.


De Alexandre descartó la necesidad de una citación para cumplir con este procedimiento.


Según el magistrado, la determinación de De Mello se refería solo a los testigos que serían escuchados en ese momento de la investigación con respecto al contenido de los medios de comunicación y la grabación del encuentro del 22 de abril.


“Entiendo que no es necesario mantener ese procedimiento para todas las audiencias”, indicó el ministro.


La Policía Militar quiere profundizar en las inquisiciones que afectan a los hijos de Bolsonaro sobre todo en el estado de Río de Janeiro.


Para la institución, el presunto interés del presidente en controlar los altos mandos de la fuerza del orden podría estar relacionado con diversos problemas familiares con la justicia.


La investigación estaba suspendida desde septiembre. El pleno de la Corte Suprema aún debe decidir si la exposición de Bolsonaro en el caso debe hacerse en persona o por escrito.