Las evidentes mentiras de los programas de Trump

Las Washington, 1 oct (Prensa Latina) El expresidente, Donald Trump, calienta el escenario electoral estadounidense con acciones que evidencian que pudiera ser el candidato republicano para 2024, pese a que su gobierno estuvo matizado por miles de mentiras.


Un reciente análisis de Al Hunt, un laureado periodista estadounidense con una extensa carrera en la agencia Bloomberg, The Wall Street Journal y The Internacional, The New York Times, entre otros medios, aborda  una de las falacias de Trump y de los republicanos “para ayudar a los pobres”.


Trump dijo que durante su gobierno creó “innumerables puestos de trabajo” y que habían invertido 100 mil millones de dólares en los barrios de bajos ingresos.


El senador Tim Scott (republicano de Carolina del Sur) las aclamó en esa época como “el primer y nuevo gran esfuerzo para abordar la pobreza en una generación”, autobombo o autoelogio para ocultar una falsedad demostrada en la valoración del periodista.


Hunt se enfocó en algo que fue denominado “Zonas de Oportunidad” supuestamente para centrarse en levantar las comunidades empobrecidas.


Era la respuesta de los republicanos a los programas de pobreza de gasto libre de los demócratas. La clave era que los inversores en estos proyectos se librarían en gran medida de los impuestos sobre las ganancias de capital. Los ricos se enriquecerían un poco más, mientras que las comunidades en apuros se levantarían con más puestos de trabajo y oportunidades, especificó.


El informe precisa que “Era una victoria… para los ricos”. Sin embargo, hizo muy poco por los barrios pobres y desfavorecidos. Este hecho está brillantemente recogido en un nuevo libro, “Only the Rich can Play” (Sólo los ricos pueden jugar), de David Wessel, que lo documenta con prodigiosos reportajes e investigaciones, vívidas anécdotas e historias y datos, aseguró  Hunt.


Las Zonas de Oportunidad  (ZO) fueron una idea del multimillonario de Silicon Valley Sean Parker: atraer a los inversores, con generosas exenciones fiscales, para que inviertan en los barrios pobres.
Pocos impuestos para los ricos mientras se llenaban los bolsillos con el “grandioso” programa de Trump y sus seguidores de la tolda roja.


En la maniobra los inversores que crearon estas ZO con ganancias de capital pudieron diferir cualquier gravamen y luego escapar de los impuestos sobre cualquier ganancia durante 10 años. Además de las escasas regulaciones, había una enorme laguna legal: las zonas contiguas a comunidades empobrecidas eran elegibles, argumentó Hunt.


La mentira surge como, escribe Wessel, cuando varias de estas inversiones, que costaron miles de millones al gobierno, se destinaron a proyectos como un hotel Ritz Carlton en Portland, Oregón, con 15 pisos de condominios en la parte superior, cuyo precio oscilaba entre 1,6 y siete millones de dólares, entre otras proyectadas para ayudar a “los pobres”.


El Comité Conjunto de Impuestos del Congreso, con acceso a las declaraciones de impuestos de 2019, descubrió que solo un pequeño porcentaje de comunidades elegibles -el 16 por ciento- recibió inversiones de ZO, y pocas de ellas fueron a barrios realmente angustiados, indicó Hunt.


La realidad se impuso: Poco se destinaba a las comunidades pobres, creando pocos puestos de trabajo. “Las Zonas de Oportunidad no son más que un juego monetario”, dice a Wessel. “Todo es cuestión de dinero”, algo que reafirma que bajo Trump solo los ricos ganaron.


¿Se puede arreglar esta farsa contra la pobreza? Algunos demócratas proponen limitar las ventajas fiscales de la ZO a las inversiones en comunidades realmente necesitadas.


Lo real es que el programa apoyado por la Casa Blanca de Trump y los republicanos proporciona mucho más a los inversores adinerados que a los pobres, a los ya favorecidos con la reforma impositiva aplicada por los rojos con su inflamable presidente.


Una ojeada somera a las carencias de los estadounidenses, acentuadas bajo el gobierno del magnate, indica que la tasa oficial de pobreza aumentó en 2020 desde un mínimo histórico del 10,5 por ciento un año antes. Fue el primer aumento de la pobreza después de cinco años de disminución.


Unos 37,2 millones de personas estaban en situación de pobreza en 2020, un aumento de 3,3 millones respecto al año anterior, según el informe anual citado por la cadena CNN.


Valdría la pena preguntarse hasta qué punto los seguidores de Trump continuarán oponiéndose a que los demócratas sigan adelante con los actuales planes del gobierno de aprobar fondos, ya se sabe que menos de 3,5 billones de dólares, que beneficiarán a los sectores más desprotegidos, las minorías y las mujeres.