VISUALIZAN EN LOS VIDEOJUEGOS UNA OPORTUNIDAD PARA SALVARNOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

México, 6 de junio de 2022.

Desde videojuegos con mensajes ecológicos y oportunidades para plantar árboles en la vida real en clásicos como Pac-Man y Angry Birds, la industria de los juegos trabaja con las Naciones Unidas para atraer audiencias como nunca antes e inspirar una nueva ola de comportamientos en favor del clima.

En algún momento antes de la pandemia de COVID-19, Cassie Flynn se dirigía al trabajo en el metro de la ciudad de Nueva York repleto en hora pico. Como asesora estratégica sobre cambio climático para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), a menudo usaba la monotonía del viaje para pensar en cómo involucrar a la gente común en la lucha climática, y esa mañana, notó que todos a su alrededor estaban ocupados con sus teléfonos, no solo mirándolos o desplazándose, sino haciendo alguna cosa.

Fui un poco descarada, y comencé a mirar lo que la gente estaba haciendo. Miré por encima del hombro de una mujer y vi que estaba jugando Angry Birds, y luego miré y vi a un joven jugando Candy Crush. Todas estas personas estaban jugando en sus teléfonos”, recordó mientras hablaba con ONU Noticias.

Se encendió una bombilla y Flynn pensó: “¿Qué pasaría si pudiéramos conectar con la gente por ahí?”

¿Sabes cómo en algunos juegos tienen estos anuncios de 30 segundos que aparecen? ¿Y si pudiéramos usar eso? En lugar de ser un anuncio de otro juego o algo más, ¿qué pasaría si aquí pudiéramos hablar con la gente sobre el cambio climático?

Y eso es exactamente lo que ella y su equipo dentro de la agencia de la ONU decidieron hacer.

Influir en la política global a través de un videojuego

El trascendental viaje en metro de Flynn dio origen al videojuego Misión 1.5, el cual permite a las personas aprender sobre la crisis climática y, al mismo tiempo, comunicarse con los gobiernos sobre las soluciones que podrían implementarse para abordarla, todo mientras exploran universos virtuales.

Existen más personas que juegan videojuegos en sus teléfonos que el total de personas combinadas que escuchan música o ven videos. La cantidad de personas que juegan videojuegos es interminable”, comenta la experta.

Gracias al esfuerzo interinstitucional y a la asociación con una empresa de juegos, el juego se puso en marcha a principios de 2020. El juego desafía a los usuarios a tomar decisiones correctas para poder limitar el calentamiento global a 1,5 grados celsius.

Hasta hoy tenemos un rápido avance, alrededor de seis millones de personas en 58 países han jugado hasta ahora. Del total de personas que lo juegan el 50% de personas lo han completado. Esto significa que cuando la gente lo empieza, realmente lo juega, lo cual es algo que nos emociona mucho”, agrega Flynn.

El videojuego va más allá de educar a los usuarios sobre soluciones climáticas en 17 idiomas; el juego les pide que emitan un voto sobre qué estrategias, en su opinión, serían más exitosas para enfrentar la crisis.

Estas respuestas se han convertido en la fuente de lo que ahora se conoce como el “Voto climático de la gente”, la mayor encuesta de opinión pública sobre el cambio climático jamás realizada.

“Tomamos información de alrededor de 50 países y pudimos usar las muestras para cubrir más de la mitad de la población mundial y saber sobre sus ideas sobre cómo se debería resolver la crisis climática”, explica Flynn.

Esa información ahora ha sido compartida a parlamentarios de todo el mundo durante reuniones internacionales importantes, como la reciente cumbre del G20 y la última Conferencia Climática de la ONU COP 26.  Los resultados incluso se incluyeron en la última serie de informes emitidos por El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC), informes que son muy influyentes para las negociaciones intergubernamentales.

Llegar a nuevas poblaciones: La Alianza Jugando por el Planeta

Si pensamos en el alcance de la industria de los videojuegos de hoy, el éxito del juego Misión 1.5 es solo la punta del iceberg. El alcance de los videojuegos se extiende más allá de nuestros teléfonos inteligentes a las pantallas de al menos tres mil millones de personas en el mundo, o una de cada tres personas en el planeta.

La industria de los videojuegos es probablemente el medio más poderoso del mundo en términos de atención, alcance y compromiso”, dice Sam Barratt, jefe del programa de medio ambiente para la ONU.

Barratt es el cofundador del primer grupo de organizaciones privadas del sector de los videojuegos que se ha comprometido a ayudar a proteger a las personas y el planeta, con el apoyo de las Naciones Unidas.

Lanzado durante la Cumbre de la ONU sobre la Acción Climática del 2019, Jugando por el Planeta ha sido noticia en los últimos años por incluir compromisos de algunos de los nombres más importantes de la industria del juego, como Microsoft, Sony y Ubisoft, así como docenas de otros estudios de videojuegos conocidos.

Barrat se inspiró al ver a su hijo pasar tiempo explorando, jugando y socializando en estas plataformas, y viendo cómo los juegos crean incentivos para mantener a los jugadores comprometidos o enganchados con estos.

Es una industria que realmente no me había detenido a pensar sobre la diferencia que podría hacer”, explicó a ONU Noticias.

CON INFORMACIÓN DE AMX NOTICIAS