Aumenta riesgo de muerte de migrantes en desierto de Arizona

Washington, 1 jun (PL) El riesgo de morir en el intento de cruzar la frontera de México a Estados Unidos está aumentando por el llamado “efecto embudo” que obliga a los migrantes a acudir a las zonas más áridas del desierto de Arizona, denunció hoy un activista estadounidense.

Robert Degusta, de la organización No More Deaths/No más muertes, dijo a Prensa Latina que pese a una disminución del número de personas que intentan cruzar debido a la crisis estadounidense, la cantidad de muertos mantiene el mismo promedio de años anteriores.

El activista, quien presenta el caso en el área de exhibiciones del XXXI Congreso de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA, por sus siglas en inglés) precisó que el año pasado se encontraron más de 170 cuerpos en el desierto de Arizona.

Explicó que según los estimados, el múmero real de víctimas puede ser desde dos a 10 veces esa cifra, pues muchos cuerpos nunca son hallados. Si desde 1994 se han encontrado más de siete mil cadáveres, la cifra real será mucho más escalofriante, subrayó.

La causa de esta situación -dijo- es muy triste, pues es resultado de la política del gobierno de Estados Unidos que al instalar muros y cerrar zonas fáciles de cruzar fuerza a la gente a lo que llaman el efecto embudo, es decir, a pasar por el desierto más remoto.

Si el número de personas que intenta cruzar ha disminuido por la crisis económica en Estados Unidos y la cantidad de muertes se mantiene estable, ello indica que el riesgo de morir está aumentando rápidamente.

No más muertes presenta en el congreso de LASA el disco Border Songs en beneficio para el grupo humanitario que entre sus acciones coloca agua y comida en el desierto para que los migrantes no mueran mientras cruzan la frontera y también ayuda a los recién deportados.

Todos los artistas participantes, que incluyen a Pete Seeger y Michael Franti, donaron sus trabajo para No más muertes.

El disco incluye poesía, palabra hablada y música, en español e inglés, y tiene un precio de 20 dólares, cifra que permite colocar 29 galones de agua en el desierto en las rutas normalmente utilizadas por los migrantes.

Comentarios con Facebook