Egipto sopesa pleitear con Etiopía por súper represa

El Cairo, 1 jun (PL) El Gobierno egipcio sopesa llevar ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) una demanda contra la súper represa etíope Renacimiento si ve afectado el suministro de agua a su sediento territorio, dijo hoy una fuente oficial.

Tenemos una base fuerte para insistir que nuestra parte de agua del río Nilo sea preservada, según declaraciones de un funcionario que el cotidiano oficial Al Ahram calificó de oficial y anónimo.

Etiopía comenzó el martes pasado a llenar el embalse que dentro de cinco años contendrá 74 mil millones de metros cúbicos de agua y es parte de un sistema que incluye otras cuatro represas y generadoras hidroeléctricas que producirán energía para el consumo nacional y la exportación.

Para hoy está programada la emisión del informe del comité tripartito, integrado por expertos de Egipto, Sudán y Etiopía, al que El Cairo supedita la adopción de una postura definitiva sobre el embrión de conflicto, que data de la difusión del proyecto del país del Cuerno Africano décadas atrás y ha provocado declaraciones beligerantes.

Pero en la actualización del diferendo, los medios oficiales egipcios han hecho gala de contención, incluido el presidente Mohamed Morsi, que asistió a los festejos por el 50 aniversario de la fundación de la Organización de la Unidad Africana en Adis Abeba, y se abstuvo de aludir al tema de manera acerba.

El punto contencioso está basado en la insistencia egipcia en atenerse a su asignación del 55 mil millones de metros cúbicos de agua del Nilo Azul, acordada por tratados que datan desde el principio hasta la mitad del siglo pasado.

Las autoridades etíopes han dejado saber que consideran esos pactos nulos y sin valor debido a que fueron adoptados durante la época de la dominación colonial.

Es precisamente en ese punto en el cual El Cairo deposita la base de su razonamiento y argumenta que la postura etíope es política, carente de sustento legal, y cita fallos de la CIJ favorables a preservar esos tratados como una forma de mantener la armonía entre las ex colonias.

El más conflictivo de esos acuerdos es el que traza las fronteras de los países africanos, consideradas irracionales porque obvian cuestiones sustantivos de carácter étnico, entre otras, las cuales han dado lugar a conflictos armados, una pesada rémora que arrastra el continente décadas después de la descolonización.

Incluso si el disenso se resolviera, es probable que resurja en un futuro próximo ya que para la década del 20 del presente siglo, sus necesidades hidráulicas serán casi 50 por ciento mayores debido a su crecimiento demográfico, entre otras razones.Mohamed Morsi

Comentarios con Facebook