Reforma migratoria en EE.UU. enfrenta días cruciales

eua_emigrantes_mapanacion

eua_emigrantes_mapanacion

 

Washington, 20 jun (PL) El voto hoy de enmiendas relacionadas con la seguridad en la frontera, anticipa días cruciales para un proyecto integral de reforma migratoria que debate el Senado estadounidense.

Tras rechazar dos enmiendas republicanas que vincularían la legalización de los cerca de 11 millones de inmigrantes indocumentados a las garantías de seguridad en la frontera, el Senado debe enfrentar este jueves polémicas medidas que para algunos tratan de descarrilar el proceso.

Entre ellas figura una del republicano Ted Cruz y otra del también republicano John Cornyn, que condiciona al cumplimiento estricto de todos los objetivos de seguridad de la ley antes de dar paso a la legalización.

La víspera el pleno del Senado rechazó propuestas del senador Rand Paul, que pedía comprobar que todas las medidas de seguridad de la frontera se estuvieran aplicando antes de otorgar estatus legal a los inmigrantes, y la otra de Mike Lee.

Este último pedía que el legislativo certificara y aprobara las estrategias fronterizas del Departamento de Seguridad Nacional antes de dar luz verde a la legalización temporal.

Los problemas de seguridad en la frontera se convirtieron, hasta ahora, en los principales frenos que enfrenta el proyecto de ley S.744, aunque varios congresistas intentan alcanzar un compromiso que permita destrabar el tema para avanzar en otros aspectos que también pueden ser controversiales.

Este es un momento clave en los esfuerzos para aprobar esta ley, anticipó el republicano Lindsey Graham, quien vaticinó que los próximos días serán definitorios para que avancen los esfuerzos de reformar un sistema que no funciona.

Hasta ahora el mayor obstáculo es el cambio al proyecto propuesto por Cornyn, pues exige el cumplimiento obligatorio de varios requisitos que la ley plantea como ideales, entre ellos, garantizar que se captura al 90 por ciento de los inmigrantes ilegales que cruzan la frontera.

No obstante, influyentes senadores negocian un acuerdo bipartidista que pueda ser aceptado tanto por los demócratas como por los republicanos y que permitiría conceder estatus legal a inmigrantes sin la debida autorización mientras se tomaban las medidas adicionales de seguridad.

De concretarse esa acción, la marcha del proceso permitiría cumplir con los planes del líder de la mayoría, el demócrata Harry Reid, de votar el plan de reforma antes del 4 de julio.

Reid, dijo que estaba a punto de anunciar otro paquete de enmiendas que probablemente serán votadas hoy. El Senado ya se pronunció sobre 10 modificaciones de un total de 163 presentadas hasta la fecha.

Mientras, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, a diferencia del enfoque integral del Senado, prosigue sus deliberaciones sobre medidas migratorias por separado y enfatiza en acciones restrictivas a la inmigración ilegal y otras que dificultarían un acuerdo en el Congreso.

Comentarios con Facebook