Obras de México y Cuba en dos décadas de Camerata Romeu

camerata-5

La Habana, 30 jun (PL) La Camerata Romeu, una de las orquestas femeninas cubanas más distinguidas, celebra sus dos décadas de trabajo con varios conciertos en los que rinde homenaje a los compositores más interpretados.

Bajo la batuta de su anfitriona, Zenaida Romeu, heredera de una tradición musical familiar, regalan a sus seguidores un repertorio que hace reverencia al compositor cubano Roberto Valera.

Festejamos los 20 años con un concierto en el que seleccionamos varias de las piezas de este músico y escogimos en especial Non divisi, incluido en el disco homónimo y con el que fuimos nominados al Grammy, dijo Romeu la víspera en la apertura del espectáculo.

Pero también lo dedicamos al mexicano Eduardo Gamboa. El más cubano de todos los compositores mexicanos, dijo.

Un concierto cubano-mexicano: Dos países, dos compositores es el título del espectáculo que deleitó a un público fiel, seguidor de la obra de esta agrupación, presente en la Basílica menor del Convento de San Francisco de Asís, del centro histórico habanero, sede habitual del grupo.

Además de Non divisi, de Valera se escucharon piezas como Música para cuerdas, Hoy y siempre y Suite caribeña.

La agrupación de cuerdas femenina mostró su virtuosismo en la interpretación de la obra de Gamboa. El público ovacionó sus creaciones Pronto,Y Cañambú.

La Camerata Romeu presenta una discografía que distingue la música de cámara cubana y también la latinoamericana.

La crítica especializada elogia su concepción estética presente desde los inicios, la cual ha encontrado espacio tanto en Cuba como en el extranjero.

Es única y excepcional, resaltan, por los valores culturales que promueve, su repertorio y proyección escénica e indudable cubanía.

Comentarios con Facebook