Sentenciado a muerte el exministro chino por delitos de corrupción, pero su ejecución fue aplazada

Beijing, 8 jul (PL) La Procuraduría Popular de Beijing condenó hoy a muerte al exministro de Ferrocarriles Liu Zhijun, acusado de aceptar sobornos por más de 10 millones 500 mil dólares, además de abuso de poder.
A la condena, en suspensa por dos años, se añade la anulación de por vida de sus derechos políticos y 10 años de prisión por abuso de poder, según declaró a la prensa Bai Shantun, juez y vicepresidente de la Corte Intermedia Popular número dos de Beijing, donde fue juzgado Liu el 9 de junio pasado.
El letrado explicó que estos delitos, contemplados en el artículo 383, establecen la pena capital, aunque en este caso existen circunstancias que podrían garantizar una pena disminuida, por lo que la corte decidió aplazar la ejecución por dos años.
Entre esas circunstancias citó que el acusado confesó su delito, incluyendo la aceptación de sobornos que eran desconocidos por los investigadores, y que tanto él como sus familiares cooperaron con la investigación y con el proceso de confiscación de bienes mal habidos.
La posibilidad de aligerar la pena es posible por una interpretación de la Corte Suprema Popular al capítulo ocho del Derecho Penal que ofrece un margen para condenas menos severas cuando existe cooperación y arrepentimiento del acusado.
Liu, quien además de ministro de Ferrocarriles era miembro del Comité Central del Partido Comunista de China, aprovechó su posición para beneficiar a un grupo de personas con promociones, obtención de contratos y  ofertas de proyectos de 1986 a 2011.
A cambio de esas concesiones, Liu recibió numerosos pagos que en total superaron los 64 millones 600 mil yuanes, unos 10 millones 500 mil dólares.
Estos actos fueron considerados por la corte como serias circunstancias de sus delitos, por causar pérdidas millonarias a las arcas del estado y violar los derechos e intereses del estado y el pueblo.
El caso del expolítico de 60 años, quien integró el Comité Central del Partido Comunista de China en 2002 y dirigía esa organización en el desaparecido Ministerio de Ferrocarriles, fue uno de los más escandalosos en China en los últimos años.

Comentarios con Facebook