Tema gitano matiza conversaciones franco-rumanas

gitanos desplasados

París, 12 jul (PL) El primer ministro Jean-Marc Ayrault finaliza hoy una visita a Rumanía, matizada por el tema de la población gitana en Francia, donde crecen los actos de maltrato y racismo contra esa etnia, según informaciones publicadas aquí.
La gira de dos días tiene como objetivo analizar los vínculos económicos entre ambos países y actualizar los compromisos bilaterales en torno a los roms, como se les conoce a los miembros de esa comunidad.
Con un intercambio comercial de seis mil 250 millones de Euros anuales, Francia es el tercer socio de Rumanía, detrás de Alemania e Italia, y el cuarto inversor extranjero en ese país.
Las relaciones, sin embargo, se han visto ensombrecidas por el tratamiento otorgado aquí a los grupos de gitanos de origen rumano y búlgaro, contra quienes se endurecieron las políticas en los últimos tiempos, a pesar de las promesas de campaña de presidente François Hollande.
En 2012 fueron expulsados de Francia más de 12 mil 800 roms, contra 10 mil 800 un año antes, lo cual significa una progresión de 18 por ciento.
También se incrementó la destrucción de campamentos, sin ofrecer ninguna opción de realojamiento para sus habitantes, entre quienes suele haber numerosos niños y mujeres.
Esta semana organizaciones defensoras de los derechos humanos pusieron sendas demandas ante los tribunales por incitación al odio, tras expresiones racistas y xenófobas de dos políticos conservadores y ultraderechistas.
Jean-Marie Le Pen, fundador del Frente Nacional, se refirió a la “presencia urticante” de varias comunidades gitanas en los alrededores de la ciudad de Niza.
Asimismo, el alcalde de esa urbe, Christian Estrosi, de la Unión por un Movimiento Popular, llamó a destruir en todo el país a los campamentos asentados en lugares públicos y cobrarles, además, un impuesto por el uso de esos terrenos.
La víspera desató polémica la información de que las autoridades de Marsella se disponen a instalar un gran número de cámaras de seguridad, algunas de las cuales estarán destinadas a vigilar a “los gitanos y delincuentes”.
Según fuentes de la oficina del primer ministro galo, en sus conversaciones con su homólogo rumano, Victor Ponta, figuraron los proyectos conjuntos para favorecer la integración social de los roms en sus países de origen, a fin de contrarrestar el flujo migratorio.

Comentarios con Facebook