LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Gobierno y campesinos colombianos del Catatumbo sin entenderse

campesinos del Catatumbo

Bogotá, 16 jul (PL) Los diálogos entre el Gobierno y los campesinos colombianos de la región del Catatumbo, en huelga hace siete semanas, entraron otra vez en un punto muerto tras una larga reunión en la que ninguna de las dos partes lograron entenderse.
Aunque parecía que la situación iba a destrabarla el vicepresidente Angelino Garzón las esperanzas volvieron a disiparse.
El Gobierno insiste en que los agricultores desbloqueen las vías, pero como lo han repetido desde el inicio de las protestas, lo harán cuando se logre avanzar en algunas de sus exigencias.
En un comunicado divulgado la víspera por la Agencia de Prensa Rural, los manifestantes señalaron que decidieron de manera unánime rechazar la propuesta del presidente Juan Manuel Santos de despejar totalmente la vía Cúcuta-Tibú.
“La movilización se mantendrá hasta que el Estado llegue a acuerdos reales y efectivos que solucionen la emergencia social y económica del Catatumbo”, señalaron los agricultores quienes habían expresado su deseo de distensionar las vías para permitir el paso de caravanas humanitarias.
Los campesinos esperaban que el Gobierno se comprometiera al menos en dos acuerdos, una ruta para la declaración de una Zona de Reserva, principal inamovible de las autoridades, y subsidios para las víctimas de la erradicación violenta de los cultivos ilícitos.
En declaraciones a la prensa el vicepresidente aseguró que el Gobierno puso su empeño pero “los campesinos perdieron la oportunidad y por lo tanto no habrá más conversaciones en el Catatumbo”.
“Hasta aquí llega el vicepresidente”, dijo Garzón sobre su papel como mediador en la reanudación de los diálogos, reportó el diario El Tiempo.
Como ha sucedido otras veces, los manifestantes temen represalias por parte de la policía, el ejército y el escuadrón móvil antidisturbios y pidieron garantías en caso de que quieran desalojarlos a la fuerza.
“Si se opta nuevamente por la salida violenta, reiteramos que la vida e integridad de los campesinos es responsabilidad del presidente y su equipo. Santos debe prohibir a la fuerza pública disparar armas de fuego contra la población civil, subrayaron.
La protesta en esa zona del departamento del Norte de Santander han dejado ya cuatro campesinos muertos y más de 50 heridos de gravedad.
Tras la ruptura del diálogo el jueves pasado, después de tres intentos, los enfrentamientos han continuado en Tibú y otros municipios de la zona.

Comentarios con Facebook