Rusia destaca consecuencias negativas de maniobras de OTAN en Polonia

Admiral Stavridis pays first visit to Italy as SACEUR

Moscú, 25 jul (PL) El Ministerio ruso de Defensa puso hoy en duda la posibilidad de un aumento de la confianza entre esta nación y la OTAN, de efectuarse en noviembre próximo las maniobras Steadfast Jazz-2013 en la vecina Polonia.

Dudo mucho que ello pueda contribuir a mejorar el ambiente de confianza entre Rusia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), declaró el viceministro ruso de Defensa Anatoli Antonov al intervenir en Bruselas en el consejo conjunto de ambas partes.

El objetivo de los citados ejercicios es aplicar el punto quinto del Acuerdo de Washington de la alianza atlántica y reaccionar ante una agresión hipotética contra Polonia, destacó el funcionario ruso, citado aquí por la agencia Itat-tass.

Tales juegos de guerra de la OTAN se realizan en el mejor espíritu de la guerra fría, denunció Antonov.

Steadfast Jazz-2013 prevé la participación de varios miles de uniformados del mencionado pacto militar en territorio de Polonia, Lituania, Letonia y Estonia, así como en el Mar Báltico, en medio de las preocupaciones del Kremlin por el acercamiento de la alianza a sus fronteras.

El vicetitular de Defensa subrayó, además, que en los últimos tiempos aumentó significativamente el interés del pacto noratlántico por las maniobras de las Fuerzas Armadas rusas como Zapad (Occidente) 2013 o la reciente comprobación sorpresiva de su disposición combativa.

Los ejercicios Zapad-2013 de septiembre venidero, con la movilización de 13 mil militares de Rusia y Belarús, tienen el propósito de ensayar acciones para contrarrestar la penetración de grupos terroristas a territorio de esos dos estados aliados, explicó Antonov.

En un paso para incrementar más la transparencia, nos proponemos invitar a representantes de ministerios de Defensa de otros estados a esos juegos de guerra, aclaró.

Zapad-2013 abarcará a Belarús, el distrito militar ruso de Occidente y los mares de Barents y Báltico.

Una reciente comprobación sorpresiva, ordenada la semana pasada por el presidente Vladimir Putin, de los distritos Oriental y parte del Central, involucró a unos 160 mil uniformados, mil tanques, 130 aviones de combate y a más de 70 naves de guerra.

La maniobra, que incluyó una gran movimiento de tropas a alejados polígonos de entrenamiento, sirvió, además, para comprobar la coordinación entre mandos de diferentes tipos de fuerzas armadas.

Comentarios con Facebook