Presidente de Gobierno español desmiente acusaciones por corrupción

639x360_1359828871_Mariano Rajoy

Madrid, 1 ago (PL) El presidente del Gobierno español, el conservador Mariano Rajoy, negó hoy aquí la existencia de una doble contabilidad en el derechista Partido Popular (PP) y el pago de sobresueldos opacos a sus dirigentes.

Al intervenir ante el Parlamento para esclarecer las denuncias por corrupción vertidas por el extesorero del oficialista PP Luis Bárcenas, Rajoy afirmó que esas acusaciones son falsas y forman parte de la estrategia de defensa del otrora pagador, en prisión provisional.

Hace dos semanas, Bárcenas declaró ante un juez haber pagado retribuciones en negro a altos cargos del ahora partido en el poder, incluido al propio mandatario, como parte de una contabilidad oculta llevada por él durante dos décadas en la agrupación conservadora.

En el Partido Popular, ni se ha llevado una doble contabilidad ni se oculta ningún delito, remarcó el jefe del Ejecutivo arropado por la bancada parlamentaria de su organización, que ostenta la mayoría absoluta en la Cámara baja.

Admitió que se equivocó al depositar su confianza en el hombre que gestionó las finanzas del PP en los últimos 20 años, protagonista de un escándalo que erosionó la imagen de la derecha gobernante, artífice, además, de severos recortes sociales y laborales en año y medio.

“Los hechos sobre los cuales deseo informar a la cámara se resumen en dos palabras: me equivoqué”, enfatizó, tras confiar en que la justicia demostrará que ni él ni su agrupación cometieron ninguna actividad ilícita.

Cometí el error de creer a un falso inocente, pero no el delito de encubrir a un presunto culpable, aseveró el presidente del Gobierno, quien, según el testimonio de Bárcenas, recibió decenas de miles de euros en efectivo junto a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

Rajoy manifestó que nada relacionado con este asunto le impedirá gobernar, en alusión a los pedidos de dimisión de gran parte de los partidos de la oposición.

“Vengo a frenar esa erosión a la imagen de España que algunos cultivan y también a desmentir las mentiras e insinuaciones maliciosas que han jaleado con entusiasmo algunos dirigentes políticos”, señaló como razones de su comparecencia.

Calificó de irreflexiva la moción de censura que amenazó con presentar el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y pidió que se evite el “ridículo” de decir que eso fue lo que le llevó a acudir al Congreso.

Respecto a la decisión del gobernante, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, estimó que llega tarde, mal y a rastras, y anticipó que los socialistas volverán a solicitar su renuncia durante el debate de este jueves.

Comentarios con Facebook