LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Reos en Guantánamo se quejan de torturas psicológicas

2013_7_9_PHOTO-c5cd42a34721c1aa5694013864e19f4c-1373364920-5

Washington, 20 ago (PL) El preso yemeni Ramzi ben al-Chaiba, detenido por los atentados ocurridos el 11 de septiembre de 2011 en Estados Unidos, acusó hoy a las autoridades de este país de practicar tortura psicológica en su contra.

Durante las audiencias preliminares que se celebran en el enclave ocupado por Washington en Guantánamo, en el sureste de Cuba, y transmitido por circuito cerrado en la base militar de Fort Meade, cerca de Washington, al-Chaiba, dijo que es privado de alimentación antes de cada audiencia.

El procesado, el único de los cinco que compareció este martes ante el panel judicial integrado por militares, aseguró que hay muchos problemas a diario con la alimentación y sus quejas no son escuchadas por sus carceleros.

Subrayó que es una forma de tortura psicológica y que afecta también a otros acusados.

Ben al-Chaiba permanece arrestado en el campo 7 de la base de Guantánamo, donde Washington mantiene en un limbo legal a más de un centenar de personas, algunas vinculadas a los atentados del 11/9, y otros prisioneros en acciones desarrolladas en Afganistán y presuntos miembros de la red Al-Qaeda.

El proceso iniciado contra los cinco presos para preparar el juicio en su contra transcurrió hoy con la ausencia de cuatro de estos, quienes dijeron que no querían asistir a las vistas.

Entre los reos se encuentra el paquistaní Jaled Cheij Mohammed, de quien se dice fue el cerebro de los atentados más mortíferos de la historia estadounidense.

Suspendidas en febrero, las audiencias se reiniciaron en junio, y las conversaciones en el tribunal salen con un retraso de 40 segundos en la sala de prensa, así como en la base militar de Fort Meade (Maryland) donde se retransmiten a los medios.

El proceso tiene como telón de fondo una huelga de hambre de más de un centenar de presos, muchos de los cuales son alimentados a la fuerza.

Según las autoridades todas las declaraciones de los acusados son clasificadas, ya que pasaron por una prisión secreta de la CIA antes de ser trasladados a Guantánamo.

Cheij Mohammed fue sometido a 183 simulacros de ahogamiento, según denuncian sus abogados.

Fuentes vinculadas al proceso indican que el juicio como tal pudiera comenzar a fines de 2014.

Comentarios con Facebook