LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Toque de queda, marchas y cacerolazos; el paro continúa en Colombia

Bogotá, 28 ago (PL) El paro nacional en Colombia cumple hoy su décimo día en medio de una creciente convulsión social negada a abandonar las carreteras hasta que el Gobierno dialogue con todos los campesinos y sectores en protesta en el país.

Mientras algunos pensaban que la instalación de una mesa en Tunja con los productores de Boyacá, Nariño y Cundinamarca frenaría un poco la tensión social que agita a la nación, las marchas, cacerolazos y aglomeraciones en las vías siguen marcando esta protesta, calificada de inédita e histórica para muchos colombianos por su magnitud.

Con seis horas de retraso, en la tarde noche de ayer inició la esperada reunión en la capital boyacense tras un acuerdo del presidente Juan Manuel Santos con el sector papero en esa ciudad, que quedó totalmente aislada desde el comienzo de las manifestaciones.

Pero el resto de los agricultores de otros 16 departamentos continúan demandando de manera urgente una gran mesa de concertación nacional para exponer sus pliegos de peticiones.

Aunque el lunes pasado el presidente prometió una especie de pacto de no agresión, ese trato no fue cumplido la víspera, una jornada de dura represión en varias ciudades como Nariño donde la fuerza pública arremetió contra un grupo de manifestantes que protestaban de manera pacífica en la vía Panamericana, según reportes de medios de difusión locales.

En Bogotá el paro se sintió fuerte. Miles de jóvenes se desplazaron por toda la céntrica carrera Séptima hasta la Plaza Bolívar portando pancartas y resonando cacerolas en respaldo a la movilización.

Mientras esto sucedía, muy cerca de la capital, en Facatativá, se decretó el toque de queda por los duros enfrentamientos entre los manifestantes y el Escuadrón Móvil Antidistubios y el Ejército que intentan desbloquear de cualquier manera las vías con gases lacrimógenos, balines de gomas y chorros de agua.

El paro se siente en varias regiones de Colombia y también en las redes sociales como Facebook y Twitter donde el pueblo se expresa masivamente y pide parar las políticas económicas neoliberales y los Tratados de Libre Comercio que están acabando con la vida del campesinado.

Como anunció el presidente del Senado, Juan Fernando Cristo, hoy se espera que se conforme comisión del Congreso para ayudar en los diálogos con los sectores en paro.

La rebeldía social tomará mayor fuerza mañana con la convocatoria de otra gran movilización a la que se sumarán la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (MANE), la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) y la Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo (USO).

“Que pare la represión, que pare el abuso, este pueblo ateo no cree en Santos, respeto al campesino y a la semilla libre”, gritan los manifestantes.

Comentarios con Facebook