Obama y Cameron, desconcertados ante caso sirio, según diplomático

Damasco, 1 sep (PL) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama y el primer ministro británico, David Cameron, se subieron a lo más alto de un árbol y desconocen cómo bajar, afirmó hoy el delegado permanente de Siria ante la ONU, Bashar al-Jaafari.

Por eso han tenido que acudir al Congreso y Cámara de los Comunes (Parlamento), respectivamente, para salir del embrollo en el cual se han metido por la manipulación del tema de las armas químicas en nuestro país, agregó el diplomático en entrevista con la televisión estatal siria.

Argumentó al-Jaafari que Obama se encuentra sometido a enormes presiones de la ultraderecha y neosionistas de su país, al igual que de Israel, Turquía y algunos Estados árabes para emprender una agresión militar contra Damasco.

Valoró no obstante como positivo que haya imitado a Cameron y pidiera la consulta en el Legislativo, al ver que esa fue la forma que halló el primer ministro “de bajarse del árbol al cual se subió”.

Criticó el representante permanente sirio la agresividad de los medios de comunicación estadounidenses, a su juicio mayor que la de los militares, y puso como ejemplo a la cadena televisiva CNN que cuestionó la decisión de Obama de este sábado de consultar al Congreso, tan pronto culminó su alocución desde la Casa Blanca.

Expuso el alto funcionario que Washington, Londres y París se opusieron a la petición siria a la ONU de identificar la parte que usó armas químicas en Khan al-Assal, el pasado 19 de marzo, cuando murieron 25 personas y unas 110 resultaron heridas por el disparo de un misil con agentes letales.

Ellos asumieron esta postura porque sabían que fueron los grupos opositores armados los autores del atentado terrorista y por eso demoraron el envío de la misión de investigadores de las Naciones Unidas por más de cinco meses, cuestionó.

Al-Jaafari criticó asimismo “la irresponsabilidad de algunos servicios de inteligencia hostiles a Siria”, que facilitan el movimiento de terroristas y les proporcionan sustancias químicas peligrosas que pueden asesinar a centenares de miles de personas si comienzan a emplearlas en el país.

Explicó por último que países amigos del pueblo sirio en el Consejo de Seguridad, como Rusia y China, son lo suficientemente perspicaces para percatarse de la manipulación del tema de los gases letales y estimó que sus posturas apegadas a los principios de la Carta de la ONU evitarán cualquier resolución intervencionista.

Comentarios con Facebook