Obama en intenso cabildeo sobre sus planes de agresión contra Siria

Washington, 2 sep (PL) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, intensificó hoy su cabildeo ante el Congreso y la opinión pública estadounidense e internacional con el fin de ganar apoyo a sus planes para un ataque militar contra Siria.

El mandatario sostiene este lunes reuniones con los senadores republicanos John McCain y Lindsey Graham, quienes en las últimas semanas se mostraron partidarios de una acción bélica contra Damasco.

McCain y Graham han advertido que no apoyarían los golpes militares aislados en Siria si estos no forman parte de una estrategia más amplia contra el Gobierno del presidente Bashar al Assad.

Legisladores de ambos partidos han expresado que la resolución propuesta por el ejecutivo tiene que ser revisada, con el fin de convencer en los próximos días a los congresistas más escépticos sobre el tema.

Sin embargo, algunos veteranos en el Capitolio expresaron dudas de que incluso una nueva versión del texto sea aprobada, particularmente en la Cámara de Representantes.

Representantes de los servicios de inteligencia ofrecieron una información clasificada sobre el tema durante más de dos horas a 83 congresistas que asistieron a una audiencia dominical a pesar de que el Capitolio se mantiene en receso hasta el 9 de septiembre.

Por su parte, el secretario de Estado, John Kerry, habló en cinco de los principales programas dominicales de discusión política en los cuales presentó lo que dijo eran nuevas evidencias sobre el supuesto uso de armas químicas por parte del ejército del país árabe.

Kerry y el jefe del Pentágono, Charles Hagel, tienen prevista una intervención mañana en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado para explicar los argumentos de la administración acerca de los planes bélicos contra Siria.

En la arena regional, la Liga Árabe señaló en un comunicado que el Gobierno sirio es “totalmente responsable” del ataque del 21 de agosto con sustancias tóxicas, aunque no se basó en prueba alguna, y pidió a la comunidad internacional tomar todas las medidas necesarias.

El texto estuvo cercano a un llamamiento a una acción militar de Occidente contra Siria y para satisfacción de la Casa Blanca no mencionó explícitamente la necesidad de la aprobación del Consejo de Seguridad, señala este lunes el diario The New York Times.

Entretanto, el portaaviones nuclear USS Nimitz con sus buques escoltas, continuó moviéndose en dirección al Mar Rojo y al parecer tiene órdenes de desplazarse después al Mediterráneo donde ya se encuentran cinco unidades navales portadoras de cohetes crucero Tomahawk, como parte de los preparativos de una eventual acción militar.

Por su parte, el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) Anders Fogh Rasmussen, dijo hoy que existe consenso en la necesidad de una respuesta internacional firme para evitar que ocurran nuevos ataques con sustancias químicas en el futuro.

El funcionario señaló que la Alianza está preparada para proteger a Turquía como miembro de esa organización, pero no existen planes para llevar a cabo acciones adicionales como parte del ataque anunciado por Washington.

Rusia y China continuaron firmes en su oposición a cualquier resolución en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para apoyar una eventual acción militar contra Siria, mientras el voto negativo del parlamento británico mantiene al Reino Unido por el momento alejado de los planes bélicos.

Comentarios con Facebook