Sudáfrica y Nelson Mandela, una ecuación de futuro incierto

nelson-mandela-1

Pretoria, 2 sep (PL) Sudáfrica se debate hoy entre el optimismo mesurado y los pronósticos fatalistas en torno a la salud del expresidente Nelson Mandela, quien regresó la víspera a su residencia en una decisión sorprendente que abrió interrogantes.

De acuerdo con fuentes concordantes, la medida adoptada por los médicos tomó en cuenta el deseo de la familia y de amigos muy cercanos que, desde hace tiempo, solicitaron la reclusión de Madiba en su casa de Johannesburgo.

A su edad, 95 años, y con una recurrencia de los problemas pulmonares, casi es un milagro que siga batallando, pero en verdad, las predicciones se presentan sombrías a partir de su cuadro clínico, comentaron galenos consultados por la televisión local.

En declaraciones a las cadenas SABC y e-News, los especialistas indicaron que el porvenir se antoja extremadamente complejo y que las alternativas no son muchas, salvo la excepcional fortaleza física del Premio Nobel de la Paz 1993.

La idea es que pueda ser curado en el mejor de los casos, o que pase el trayecto final de su vida en un ambiente más agradable y sin dudas apacible, comentaron nietos e hijas del líder antiapartheid que sufrió 27 duros años de cárcel.

Distante ahora de la frialdad de un hospital, luego de casi tres meses de cuidados intensivos en Pretoria, Mandela en todo caso se mantiene en “estado crítico e inestable”, según los partes médicos reiterados en los últimos ocho días.

Empero, las simpatías, admiración, respeto y solidaridad predominan en la nación arcoiris, donde se renovaron las plegarias y tributos que piden por la recuperación del primer mandatario negro de Sudáfrica en la historia (1994-1999).

Aunque la legión mediática cambió su campamento de Pretoria hacia el barrio de Houghton, Johannesburgo, de momento parece poco probable que existan condiciones para intentar conocer detalles de la salud de Mandela.

El Gobierno de Jaco Zuma recalcó este lunes que el tratamiento corre a cargo de un equipo multidisciplinario de médicos de los sectores militar, privado y del estado, tras 87 días de cuidados en la capital administrativa del país.

Al mismo tiempo, reiteró que si Madiba llegara a empeorar y se requiriera otra admisión hospitalaria en el futuro, sin dudas se hará.

De momento, las declaraciones generales expresan el sentimiento de respeto por el hombre que promovió la reconciliación en Sudáfrica, para tratar de limar asperezas entre la minoría blanca con la mayoría negra, tras el oprobioso régimen del apartheid.

Sin embargo, el escepticismo predomina en gran parte de la población, mientras otra dinámica de la sociedad comienza a ganar terreno, las futuras elecciones presidenciales de marzo o abril de 2014.

Comentarios con Facebook