Espionaje de EE.UU. contra Brasil se realiza desde isla en Atlántico

VISITA-Obama-Rousseff-Planalto-EFE_CLAIMA20110319_0174_8

Brasilia, 8 sep (PL) La intercepción de correos electrónicos y llamadas telefónicas de ciudadanos de Brasil, Argentina, Uruguay, Colombia y Venezuela, se realiza desde un centro de inteligencia de Estados Unidos en la isla británica de Ascensión, reveló la revista Istoé.

Desde ese pequeño territorio ubicado en el océano Atlántico -a unos dos mil 500 kilómetros de Recife, Pernambuco, los servicios de espionaje norteamericanos mantienen una base que vigila en tiempo real las comunicaciones de esas cinco naciones, según la más reciente edición de la publicación.

Se trata de unos dos millones de mensajes por hora, que son captados antes de llegar a los satélites a través de potentes estaciones de intercepción de señales (Singint), que se observan como enormes bolas blancas, refleja la revista.

Esta instalación forma parte del conocido programa Echelon que implica, además de Estados Unidos, a Reino Unido, Nueva Zelanda, Australia y Canadá, acorde con la publicación, que cita documentos clasificados revelados por el exanalista de la norteamericana Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden.

La información interceptada en Ascensión se envía a un centro de inteligencia en Fort Meade, en el estado norteamericano de Maryland, donde es descifrada por equipos capaces de delinquir cualquier protección informática, de acuerdo con la fuente.

Las intercepciones son principalmente conversaciones telefónicas, correos electrónicos y publicaciones en las redes sociales y en esta labor las agencias de espionaje de Estados Unidos cuentan con la colaboración de grandes corporaciones, como Microsoft, Google, Facebook, y de compañías telefónicas como Verizon y AT&T, según Istoé.

“Hay un alto grado de probabilidad de que la NSA consiguió penetrar no sólo el sistema de comunicaciones de la presidente Dilma Rousseff, sino de todos los sistemas nacionales” clasificados de interés para Washington, señaló por su parte el consultor de seguridad Ghelfi Salvador Raza.

Las nuevas revelaciones de espionaje de agencias de inteligencias estadounidenses contra la mandataria brasileña generaron gran malestar en el gobierno federal, que pidió explicaciones por escrito a la Casa Blanca.

Rousseff declaró el viernes último que su visita oficial a Estados Unidos en octubre próximo dependerá de la respuesta que ofrezca Barack Obama sobre el espionaje a Brasil.

Comentarios con Facebook