Ciencia y SaludVolver a Ciencia y Salud

Anatomía masculina influye en la capacidad de ser buenos padres

cuando-como-padres-nos-sentimos-culpables-1

Washington, 9 sep (PL) Un nuevo estudio vincula la cantidad de testosterona y el tamaño de los testículos de los hombres con su capacidad de cuidar a los hijos, según la revista especializada Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias.

Antropólogos de la Universidad de Emory en Atlanta, en Estados Unidos, aseguran que los hombres con los testículos pequeños se involucran más en el cuidado de sus bebés que otros aparentemente mejor dotados.

Según el estudio, los investigadores trataban de determinar por qué algunos varones invierten más energía que otros en la crianza de sus hijos y analizaron varias causas, entre ellas la biológica.

Análisis anteriores han demostrado que los niños con padres más involucrados tienen mejores resultados sociales, psicológicos y educativos.

Los autores reclutaron a 70 padres biológicos de los alrededores de Atlanta de entre 21 y 43 años de edad con hijos pequeños y que convivían con el niño y su madre biológica.

Madres y padres fueron entrevistados por separado acerca de la participación del varón en el cuidado de los hijos, incluyendo tareas como cambiar pañales, alimentar y bañar al pequeño, quedarse en casa para cuidarlo si se pone enfermo o llevarlo al médico.

Después, se midieron los niveles de testosterona de los hombres, el volumen de sus testículos y se les sometió a una resonancia magnética para conocer su actividad cerebral mientras veían fotos de sus hijos con expresiones felices, tristes o neutras.

Según los resultados, los niveles de testosterona y el tamaño de los testículos se correlacionan inversamente con la cantidad de cuidado paternal directo de los padres.

No obstante, los expertos advierten que esta relación entre tamaño de los testículos y paternidad abnegada no es perfecta, lo que indica que hay que tener en cuenta la voluntad personal.

De igual forma, señalan que en vez de una causa quizás podrían encontrarse ante una consecuencia, es decir, que cuando los hombres se involucran más como cuidadores, sus testículos se encogen.

Comentarios con Facebook