Existe un criterio de Suprema Corte para dar trato fiscal preferencial a la frontera con EU

obama

Washington, 15 sep (PL) El presidente Barack Obama minimizó hoy las críticas de varios congresistas republicanos por dar espacio al acuerdo preliminar entre Estados Unidos y Rusia sobre las armas químicas en Siria, en vez de ejecutar sus planes militares en el país árabe.

“Creo que ellos (los republicanos) quieren ganar prominencia (…) Eso fue exactamente lo que hicieron para promover la guerra de Irak”, dijo el mandatario a la cadena televisiva ABC.

Los senadores John McCain, Lindsey Graham y Bob Corker criticaron la política exterior del Presidente y ven el acuerdo de Ginebra como “un acto de debilidad” que, según ellos, pone en peligro los intereses de la Casa Blanca en Oriente Medio.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, y el secretario norteamericano de Estado, John Kerry, cerraron ayer un encuentro de tres días en la ciudad suiza tras decidir darle una semana al gobierno de Bashar al-Assad para dar cuentas sobre ese tipo de productos.

Las partes convinieron en desplegar inspectores internacionales el mes próximo, eliminar las sustancias nocivas a mediados de 2014 y permitir al Consejo de Seguridad sancionar a Damasco en el marco del Capítulo siete de la Carta de la ONU, que avala el empleo de la fuerza si viola el compromiso.

Según Obama, ahora está más preocupado porque Siria manifestó su disposición de unirse a la convención mundial sobre las armas químicas.

Aunque saludó otra vez el pacto de Washington-Moscú, insistió en que su país está listo para propiciar un ataque “limitado” contra el gobierno de Damasco si no cumple con los términos del acuerdo.

Estados Unidos acusa al gobierno sirio de atacar con armas químicas a la población y usó ese argumento para lanzar una amenaza de guerra, aunque al menos 60 por ciento de sus ciudadanos y militares rechazan esa idea tras las costosas e infructuosas contiendas en Irak y Afganistán.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, la Unión Europea y países como Francia, Alemania y Reino Unido también saludaron la iniciativa de Ginebra y manifestaron esperanzas en que abra las puertas al fin del conflicto sirio.

Sin embargo, las fuerzas rebeldes del país árabe rechazaron el pacto ruso-estadounidense y alertaron que continuarán su lucha hasta que derroquen al presidente Bashar al-Assad.

Comentarios con Facebook