Propone PAN aumentar de 1 a 2 pesos gravamen a refrescos propuesto por el Ejecutivo Federal

refrescos

En el Senado de la República se inauguró la exposición fotográfica: “Obesidad y refrescos: los rostros de una epidemia”, como parte de la estrategia de la senadora Marcela Torres Peimbert para sensibilizar a los legisladores y a la población en general sobre la importancia de gravar los refrescos y bebidas azucaradas, a fin de enfrentar los tres padecimientos que más afectan la calidad de vida de los mexicanos, a saber: la diabetes, el sobrepeso y la obesidad.

 

Torres Peimbert señaló que, de acuerdo con la experiencia internacional, es necesario un impuesto especial a los refrescos lo suficientemente alto para disuadir efectivamente a los consumidores de su compra y provocar que migren a otros productos más sanos. De esta manera aseguró que la propuesta del Ejecutivo Federal, contenida en la Reforma Hacendaria de gravar únicamente con un peso a las bebidas azucaradas, no es una medida adecuada.

 

Por el contrario, afirmó que con su iniciativa de establecer un impuesto de dos pesos a estas bebidas se espera un decrecimiento del 24 por ciento en el consumo del refresco y una disminución de las estadísticas que colocan a México como el mayor consumidor de refrescos per cápita en el mundo.

 

En efecto, la Secretaria de la Comisión de Anticorrupción y Participación Ciudadana señaló que se calcula que un mexicano consume alrededor de medio litro de refresco todos los días y que 80 mil muertes al año en nuestro país son causadas por diabetes. Más aún, 7 de cada 10 mexicanos padecen obesidad o sobrepeso y 3 de cada 5 niños tienen algún problema de obesidad.

 

Junto con esta iniciativa, la senadora afirmó que se van a presentar otras medidas relacionadas con la publicidad engañosa y el etiquetado de los refrescos y de todos los productos alimenticios que se consumen en México, para que se especifique de manera clara y muy pedagógica qué es lo que estamos consumiendo.

 

Asimismo, se abordarán políticas públicas que garanticen el acceso al agua potable en las escuelas y las comunidades más alejadas y desprovistas de nuestro país, así como la prohibición del consumo de refresco y de alimentos chatarra en todas las escuelas públicas.

 

Con estas medidas, Torres Peimbert aseveró que se estará trabajando para “tener un país más sano y liberarnos de esta epidemia que nos está provocando que tres de cada cuatro camas de hospitales públicos estén ocupadas por pacientes cuyos padecimientos son consecuencias de la obesidad, el sobrepeso o la diabetes”.

Comentarios con Facebook