¿Jorge, chivo expiatorio?

guillermo robles

Las acciones de la bancada del PAN, para la devolución de los 300 millones de pesos incautados en diferentes cuentas bancarias y propiedades a Héctor Javier Villarreal Hernández, por parte de las autoridades estadounidenses, tienen buenas intenciones para que ese recurso regrese a las arcas de los coahuilenses.

Ese dinero que en tiempos de penumbra es como un sueño de cualquier mexicano el tratar de sacarse el Premio Mayor dela Lotería Nacional, para solucionar los males económicos. Para muchos ciudadanos de la entidad lo pueden ver como una gran ayuda para salir pronto del endeudamiento que tiene Coahuila o posiblemente como un recurso para poder reactivar programas sociales y aquellas que están en marcha inyectarle más recurso para el beneficio de la comunidad.

La imaginación y sentir ciudadano puede ser tan sensible como para verlo más que una justicia social, como una esperanza de sentir que hay dinero en nuestra entidad. Ya las maldiciones y reclamos se apaciguaron, aunque la aceptación de vivir con esa deuda es un hecho, teniendo como ilusión de lo perdido lo recuperado porque nada se sabe del paradero de Javier Villarreal existiendo dudas si está vivo, muerto o anda de parranda.

El tema del desvío de recursos del Gobierno de Coahuila cada vez se hace más enredoso ahora queriendo culpar al exgobernador interino Jorge Torres López y ni siquiera por autoridades coahuilenses sino por el gobierno de los Estados Unidos.

¿Pero detrás de esto no existirá una cortina de humo? Porque ahora en ésta supuesta reclamación de los 300 millones de pesos en donde el senador Jorge Luis Preciado, Coordinador de la bancada del PAN, habla de que ese dinero “está a punto” de regresar al país, lo hace aparecer como un trámite tan sencillo en donde las autoridades estadounidenses le dicen que no se le entregaría a la bancada del PAN, sino que tiene que ser por la vía correcta o sea víala Procuraduría Generaldela República, para hacer el reclamo ya que son recursos del Estado de Coahuila, siendo los únicos para poder completar el trámite legal y ahora sí los gringos nos regresarán ese dinero así de fácil.

Ha sido mucho el desgaste de esta investigación de localizar el dinero en donde inicialmente fueron dos millones y medio de dólares pero junto con compañeros del senador, Jorge Luis Preciado, encontraron otras 12 cuentas bancarias en donde se totalizan 26 millones de dólares lo que viene ha sumar aproximadamente 300 millones de pesos mexicanos y que el procedimiento está bien encaminado jurídicamente para la devolución, sin embargo, hay algo que todavía no termina de cuadrar.

En el supuesto caso de existir el acreditamiento del origen del dinero, que es ilícito, cómo comprobarían a las autoridades estadounidenses que realmente pertenece de las arcas de Coahuila.

Por otro lado, todos los casos penales o jurídicos vertientes al desvío de recursos de gobierno estatal de la administración pasada no se ha dictado ninguna sentencia en donde se finquen responsabilidades a funcionarios públicos para que en su defecto se le sea sancionado por el estado administrativamente y en donde se le pueda pedir la reparación del daño.

Acaso alguien en particular querrá que Jorge Torres López, sea el chivo expiatorio para fincar sanciones estatales y ser juzgado para que ese dinero regrese a Coahuila, cuando ni siquiera se ha iniciado un procedimiento legal en contra de él por autoridades mexicanas.

No hay que olvidar que cuando el exgobernador interino Jorge Torres López, fue designado solamente a concluir el último año cuando ya estaban iniciadas todas las obras de esa administración y para ese entonces ya estaban vacías las arcas del estado.

Aunque en contraparte, a Jorge Torres López, se le señala de lavado de dinero de 28 millones de dólares por los depósitos realizados entre los años 2008 y 2009 período en que fungió como Secretario de Finanzas del Estado de Coahuila, comprometiéndose al menos en aclaraciones hechas vía Internet que los depósitos hechos a bancos de Las Bahamas, es producto de su trabajo, además porque su familia es muy rica.

Lo que en apariencia puede ser una buena intención por parte de la bancada del PAN, en estar peleando la devolución de esos 300 millones de pesos y pretender endosárselo ala Procuraduría Generaldela Repúblicapara que haga las gestiones cuando en el fondo existe una gran posibilidad de tener un impedimento legal querer politizarlo para remeter en contra del PRI, ¿o será Jorge Torres López, quien pudiera destrabar la devolución del dinero sin importar quién caiga. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

Comentarios con Facebook