Oficiales de crucero italiano jugaban videoconsola antes de naufragar

Oficiales de crucero italiano jugaban videoconsola antes de naufragar

Roma, 7 oct (PL) Dos altos oficiales del crucero italiano Costa Concordia jugaban play station (videoconsola) cuando el navío chocó contra rocas, en enero de 2012, hecho que causó el naufragio donde murieron unas 32 personas, trascendió hoy en un juicio.

Así lo expuso el primer oficial de cubierta, Giovanni Iaccarino, quien aceptó que en el momento del accidente se encontraba en la cabina del cartógrafo del barco, Simone Canessa, y ambos jugaban play station.

Las declaraciones se produjeron hoy durante el juicio contra el capitán de la embarcación, Francesco Schettino, único acusado en este proceso en el cual se presentarán mil 40 testigos en aras de reconstruir los hechos ocurridos frente a la isla toscana del Giglio. Iaccarino explicó que mientras jugaban sintieron el choque en el lado derecho del navío, luego en el izquierdo, y entonces muchos objetos cayeron a causa de la colisión.

Agregó que vio a Schettino y a otros oficiales ayudar a varios pasajeros, en un barco que transportaba a unos cuatro mil individuos.

Asimismo, mencionó que el día del naufragio el capitán había ordenado aproximarse a la isla más de lo previsto, con el propósito de estar más cerca de los habitantes durante la maniobra de saludo, una modificación que no fue informada ni a la Capitanía de Puerto ni a la compañía Costa Cruceros.

El capitán del Costa Concordia, de 52 años, enfrenta cargos de homicidio múltiple, abandono de la nave, ser responsable del naufragio y no avisar oportunamente a las autoridades costeras acerca de la tragedia.

En julio último, la justicia italiana condenó a penas de 18 a 34 meses de cárcel a otros cinco acusados por la tragedia: cuatro miembros de la tripulación y un directivo de la compañía Costa Cruises.

No obstante, la realización de un acuerdo con la fiscalía a cambio de declararse culpables posibilitó que recibieran penas señaladas como pequeñas en comparación con los delitos, un beneficio hasta ahora negado a Schettino.

Comentarios con Facebook