Pentágono publica cifra de muertos en Afganistán

afganistan-torturas-1-580x434

Washington, 7 oct (PL) Amenazada la continuidad de la presencia de tropas estadounidenses en Afganistán, el Pentágono informó hoy que cerca de dos mil 143 militares estadounidenses murieron en ese país desde el 7 de octubre de 2001.

A causa de la Operación Libertad Perdurable, lanzada por Estados Unidos en respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001 y a su presunta lucha contra el terrorismo, 19 mil 334 ocupantes estadounidenses también resultaron heridos.

Estimado de fuentes oficiales indica que el conflicto ha costado al país más de seis mil millones de dólares, lo que previsiblemente aumentará si los estadounidenses se ven obligados a abandonar ese territorio en 2014 a falta de un acuerdo con el gobierno del presidente Hamid Karzai.

Aunque Obama prometió que para fines de ese año no habría tropas de combate en la nación centroasiática, el Pentágono hace esfuerzo por alcanzar un acuerdo con Kabul que permita una presencia limitada.

Pero esa continuidad está amenazada y las conversaciones en esa dirección están estancadas, según indicó el sábado un artículo del diario The New York Times.

Washington y Kabul han llegado a un punto muerto en las conversaciones sobre el papel que las fuerzas estadounidenses jugarán en la nación centroasiática más allá del próximo año, indica el Times y, según funcionarios de ambos países, crecen las posibilidades de una retirada total en 2014 ante la falta de un acuerdo.

El rotativo neoyorquino aseveró que algunos funcionarios consideran que las negociaciones llegaron a un callejón sin salida y una retirada total en 2014 es posible, algo que Washington trata de evitar, después de un retiro similar problemático de Irak hace dos años.

Aunque hay muchos asuntos resueltos para un acuerdo, como la inmunidad legal (impunidad) para las tropas estadounidenses, que es lo que faltó del acuerdo Irak, hay otros problemas insolubles, agrega el diario.

Entre estos destaca la insistencia de Kabul de que Washington garantice su seguridad, como cualquier otro aliado de la OTAN, y la segunda es la negativa para que las fuerzas estadounidenses prosigan sus operaciones contra Al-Qaeda.

Recientemente el presidente afgano, Hamid Karzai, dijo en una reunión de líderes tribales que no iba a permitir la continuación de los ataques militares estadounidenses en áreas del país después del próximo año.

Comentarios con Facebook