Ciencia y SaludVolver a Ciencia y Salud

Árboles atacados por insectos envían señales de auxilio a las aves

Ámsterdam, 10 oct (PL) Investigadores de los Países Bajos descubrieron un mecanismo por el cual las aves que se alimentan de insectos son atraídas por los árboles infectados con orugas de mariposa (lepidópteras).

Ante el ataque de orugas, las plantas liberan compuestos volátiles que las aves depredadoras usan para encontrar a sus presas, según Luisa Amo de Paz, autora principal del estudio de la Estación Experimental de Zonas Áridas y del Centro de Ecología Terrestre.

Este fenómeno, agregó, fue estudiado en artrópodos depredadores, pero apenas en aves insectívoras, a pesar de ser los depredadores más importantes de insectos.

Los expertos experimentaron con carboneros comunes, Parus major. Dejaron elegir a las aves entre un árbol infectado por orugas lepidópteras y otro no infectado.

En los experimentos quitaron cualquier resto químico de las orugas para poder concluir que las aves son atraídas por las señales químicas que emite el árbol y por ninguna de los gusanos.

De acuerdo a la investigadora, los resultados mostraron que los carboneros comunes son capaces de discriminar los árboles infectados por orugas, pues observaron que las aves visitaron por primera vez el árbol infectado, y realizaron mayor número de visitas al árbol con orugas.

Las aves fueron atraídas por los árboles infectados incluso cuando les retiraron las orugas y las hojas dañadas por ellas, como muestra de que reciben una señal del árbol infectado para reconocerlo.

Ambos árboles divergieron en la emisión de compuestos volátiles como en la coloración de las hojas. Tanto la vista como el olfato podrían estar implicados en la discriminación de las aves.

Entonces, según la autora, un segundo experimento buscó conocer qué tipo de señal usaban las aves. Y se observó que la atracción por los árboles infectados se mantuvo cuando las aves pudieron únicamente oler los árboles, pero no cuando solo podían verlos.

El hecho implica que las aves pueden oler qué árbol está infectado gracias a las diferencias en los compuestos químicos emitidos por las plantas.

Para la investigadora, ello supone un beneficio para el árbol y el ave, y es determinante en periodos de cría. Lo anterior, concluyó, manifiesta la necesidad de considerar a las aves insectívoras en el control biológico de plagas.

Comentarios con Facebook