General asume cargo de jefe de agencia espacial rusa

Oleg Ostápenko

Moscú, 10 oct (PL) El general Oleg Ostápenko fue designado hoy nuevo director de la agencia espacial rusa Roscosmos por el primer ministro Dmitri Medvedev, en sustitución de Vladimir Popovkin, reportó el canal Rossia 24.

Durante toda la vida usted ha trabajado en el sector espacial, incluso en cargos militares, afirmó el jefe de Gobierno al reunirse con el nuevo titular, quien se desempeñaba como viceministro de Defensa.

Antes de llegar a vice titular de esa cartera, Ostapenko fue comandante de las Tropas Espaciales y jefe de la mayor base cósmica del territorio de la Federación de Rusia, la de Plesetsk.

Espero que este nombramiento ayude a resolver toda una serie de problemas de Roscosmos que, lamentablemente, se hacen cada vez más patentes, dijo enfático Medevedev.

Popovkin asumió la jefatura de la agencia cósmica en abril de 2011, y en esa etapa se registraron reiterados fracasos en los lanzamientos hacia la ingravidez, de una parte, y escándalos de corrupción de la otra.

Esa situación puso en entredicho el prestigio de una de las grandes herencias legadas por el socialismo a la Rusia actual, y eso motivó que el primer ministro colocara como tema prioritario en su agenda los problemas de Roscosmos.

El 26 de noviembre de 2012 fue relevado Yuri Urlichich de su responsabilidad como diseñador general del sistema de navegación global satelital GLONASS (proyecto ruso similar al GPS estadounidense y al Galileo de la Unión Europea).

Urlichich presentó también su renuncia como director general de la Corporación Sistemas Espaciales (OAO por sus siglas en ruso).

Unos seis mil 500 millones de rublos (más de 217 millones de dólares al cambio actual) fueron desviados durante el desarrollo del GLONASS, según los investigadores.

Esa cifra equivale a un tercio del costo de la dotación de satélites operativos del proyecto en la actualidad.

Los fracasos en el campo de los lanzamientos incluyen la pérdida del satélite ruso Express-MD2 y el indonesio Telkom-3, llevados a la ingravidez por un cohete Protón-M, pero un fallo en el bloque acelerador Briz-M los convirtió en peligrosa basura espacial.

El 23 de diciembre último, un misil Soyuz-2 fracasó en su intento de orbitar el ingenio para fines civiles y militares Meridian.

Moscú considera como su fracaso cósmico más grave la pérdida de la multimillonaria misión de la sonda Fobos-Grunt, lanzada el 8 de noviembre de 2011 con destino a Marte.

Rusia perdió también contacto con el carguero espacial Progress M-12M el 24 de agosto de 2011, lanzado desde el cosmódromo kazajo de Baikonur con carga vital para la Estación Espacial Internacional.

El centro de control de vuelos satelitales, además, quedó sin conexión el 18 de agosto de ese año con el ingenio de comunicaciones Express AM4, el más potente de su tipo, después que un cohete del tipo Protón lo colocó en una órbita equivocada.

Un satélite militar del tipo Geo-Ik-2 no pudo ser colocado tampoco en la ubicación deseada en febrero de 2011, y el 5 de diciembre de 2010 Roscosmos perdió los tres satélites que completarían los 24 necesarios del sistema Glonass.

La explosión en julio del año en curso del cohete Protón con tres satélites Glonass a bordo segundos después del lanzamiento fue el fracaso más reciente del proyecto cósmico del Kremlin.

Rusia no puede tolerar más fallos en su industria espacial porque perderá credibilidad y miles de millones de dólares, ha reiterado el primer ministro Medvedev.

Comentarios con Facebook