Líderes del Senado siguen en busca de salida a crisis en EE.UU.

Imagen de archivo del edificio del Capitolio de Estados Unidos en Washington, ene 24 2012

Washington, 13 oct (PL) Los líderes del Senado de Estados Unidos continúan hoy las negociaciones para intentar destrabar el impasse político y solucionar la crisis fiscal vigente desde el pasado día 1 en el país, amenazado de caer en el cese de pagos.

El demócrata Harry Reid y el republicano Mitch McConnell quedaron a cargo de alcanzar un acuerdo presupuestario luego que ayer la Cámara alta rechazó avanzar en un proyecto para ampliar por 14 meses y tipo de condicionamientos el techo de la deuda pública, ubicada en casi 17 billones de dólares.

Los senadores tampoco aceptaron someter a debate un plan de la minoría republicana para reabrir el Gobierno por seis meses, extender el límite del débito federal hasta el próximo 31 de enero y modificar la ley sanitaria, conocida como Obamacare, el eje de la disputa bipartidista que conllevó a la paralización del Estado.

Reid y MacConnell prosiguen sus pláticas presionados porque el 17 de octubre vence el plazo establecido por el Departamento del Tesoro para elevar la capacidad de endeudamiento de Estados Unidos.

Si no llegan a un consenso, entonces el país podría declarase por primera vez incapaz de cumplir sus obligaciones en áreas como las prestaciones sociales, la defensa o el pago de intereses de su deuda.

Como consecuencia de los desacuerdos políticos en el Congreso, la Casa Blanca solo tiene fondos desde el 1 de octubre para las operaciones más esenciales de la primera economía mundial.

Unos 800 mil empleados federales están bajo licencia sin sueldo y hay menos dinero para los servicios sociales de salud, de seguridad social y alimentación que benefician a millones de niños, mujeres embarazadas, ancianos y veteranos de guerra.

Sin embargo, los congresistas continúan recibiendo sus elevados salarios. La incertidumbre financiera en Estados Unidos encendió la alarma en la comunidad internacional porque podría afectar a los mercados emergentes, los sectores más vulnerables y la recuperación económica global.

Los ministros de finanzas y jefes de bancos centrales del G20 cerraron ayer tres días de debates con un llamado urgente a la nación norteña a actuar sin demoras para resolver su estancamiento político.

Comentarios con Facebook