I Will Survive, un clásico del disco que siempre sobrevive

I Will Survive Gloria Gaynor

Washington, 13 oct (PL) En plena furia de la música disco, cuando reinaban los Jackson Five, las Supremas y algunos blancos que cantaban como negros, la discográfica Motown Records decidió despedir al letrista Dino Fekaris.

El hombre se sintió traicionado, y con razón. Lo echaron tras casi siete años escribiendo para la Motown hits como el festivo “I Just Want to Celebrate” de Rare Earth y otros.

De repente era un escritor sin empleo, despechado y al borde de la depresión. Hasta que una noche encendió el televisor justo cuando pasaban una canción suya, y acabó brincando en su cama y proclamando: “Lo lograré, escribiré canciones. ÂíSobreviviré!”.

Así nació “I Will Survive”, intensa oda emancipadora, eufórico “yo voy a mi” escrito por Fekaris junto a Freddie Perren, una canción que se impuso ella misma a la terquedad de quienes insistieron en relegarla al lado B del single “Substitute”, grabado por Gloria Gaynor.

Aquel tema le cambió la vida a Gaynor, cuya empresa se dirigió a Perren y Fekaris buscando quien les produjera “Substitute”, y la dupla le propuso su canción para completar el vinilo.

Desde la grabación misma fue evidente que “I Will Survive” era superior, pero el presidente de la compañía de la joven diva quería la otra como single, y así fue.

Por suerte, los DJâ€Ös fueron seducidos por aquella rareza en el ámbito del disco, en el cual se abusaba de los efectos sonoros.

Era una grabación limpia y sin artificios, con el único truco quizás de grabar la voz de Gaynor en dos pistas, que fueron sincronizadas para que sonara más alto.

Tras el lanzamiento en octubre de 1978 el impacto fue inmediato tanto en las pistas de baile como en las carteleras: en medio año alcanzó la cima en Estados Unidos y Reino Unido, y en 1979 ganó el primer y único Grammy concedido a Mejor Grabación de Música Disco.

Aunque ya era conocida por sus covers de “Walk On By” y “Reach Out, Iâ€Öll Be there”, la verdadera fama de Gaynor llegó con “I Will Survive”, al punto que así tituló su autobiografía.

“Amo su efecto alentador, que te hace sentir poderoso. Es una letra universal para un asunto universal”, afirmó.

Este canto, habitual en karaokes y marchas de orgullo gay, fue adoptado como himno de liberación femenina, aunque cuando Gaynor lo grabó estaba felizmente casada.

Luego la cantante se convirtió en una cristiana fervorosa y comenzó a darle una significación más religiosa a su canción.

Quizás por eso aborrecía la estelar versión de la banda de rock Cake, que consideraba profana por usar la palabra “fucking”.

Interpretada en un tempo más lento, la propuesta de Cake es una funky declaración de buenas metas.

Considerado el clásico por antonomasia de la música disco, “Survive” también fue cantado en salsa, jazz, R&B, lambada, así como en 20 idiomas, entre ellos árabe, croata y español.

De hecho, la chicana Selena abrió con “Sobreviviré” el que sería su último concierto, en 1995. Un mes después, la presidenta de su club de fans le disparó. Pero no. No sobrevivió…

Comentarios con Facebook