Reforma Energética sustentable que proteja medio ambiente e impulse energías renovables

celdas-solares

Una Reforma Energética sustentable e integral compatible con la protección del medio ambiente y el impulso de energías renovables, demandó el Capítulo Globe México, cuya presidenta, diputada María Isabel Ortiz Mantilla (PAN), afirmó que el concepto de sustentabilidad debe ser el eje rector para diseñar un nuevo modelo en la materia.

“Energía y medio ambiente van ligados con la sustentabilidad. Ya no se pueden hacer agendas separadas para generar energía y desarrollar al país, sin tomar en cuenta el efecto dramático de la contaminación, como la emisión de gases de efecto invernadero”, precisó.

Al inaugurar el foro “Sustentabilidad: Eje fundamental de la Reforma Energética”, organizado por Globe México, Ortiz Mantilla refirió que la sustentabilidad ya no significa saber cómo se obtiene más petróleo y de dónde, sino la forma en que se maneje la energía de manera equilibrada, para preservar los recursos naturales del país.

Destacó la importancia de que las organizaciones de la sociedad civil se expresen y trabajen con legisladores de diversos grupos parlamentarios, para impulsar una agenda que incluya ese concepto, porque “queremos que se proteja el medio ambiente, pensando en el mañana. Además, generar el diálogo, la suma de esfuerzos y una sinergia positiva para que el país sea un modelo internacional de las acciones para contener el cambio climático”.

En el marco del foro, los diputados federales del PRI, PAN, PRD y Nueva Alianza firmaron un documento que incluye doce propuestas para lograr la sustentabilidad en la Reforma Energética.

Por su parte, la diputada Yesenia Nolasco Ramírez (PRD), vicepresidenta de Globe México, destacó que una reforma de este tipo no requiere modificar la Constitución y debe incluir a las energías renovables, como alternativa de uso y aprovechamiento, y aprovechar la oportunidad de transformar el modelo energético.

De no hacerlo, advirtió, “la economía y el medio ambiente están en riesgo, pues sin acciones contra el cambio climático la caída económica sería de 3.5 a 4 por ciento, con un costo del 6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB)”.

Por otra parte, la diputada de Movimiento Ciudadano, Luisa María Alcalde Luján, señaló que un impuesto al carbón impactará los bolsillos de las familias que ganan menos de 5 salarios mínimos al mes, porque es un gravamen a las gasolinas, cuestionó su viabilidad.

Urgió a incentivar otras formas de transporte público en el país, ya que “los gasolinazos no han reducido el uso de automotores” ni el consumo de gasolinas; se pronunció en contra de esta política.

La diputada del PRI, Rocío Adriana Abreu Artiñano, presidenta de la Comisión Especial de Prevención, Conservación y en su caso Restauración de Medio Ambiente en las Entidades Federativas donde se ubican las instalaciones de Pemex, propuso evaluar todas las aristas en la producción de energía, como el caso del gas shale, ya que también es un tema económico.

Demandó no detener la generación de nuevas energías a largo plazo y ser realistas ante la situación que vive México. “Es preocupante: vamos de la mano de una política ambiental, y me sumo al desarrollo de energías renovables, pero hay que darle de comer a la gente y apremia sacarla de la pobreza”.

Comentó que hay otros países que explotan el gas shale. Eso, dijo, abre la posibilidad de ser autosuficientes en el consumo de este hidrocarburo, y preguntó: “¿cómo vamos a generar el ingreso del país para suplir los huecos en una economía disminuida por lo que significa su renta petrolera?”.

El presidente de la Comisión Especial de Desarrollo Sustentable, diputado René Fujiwara Montelongo (Nueva Alianza), a nombre de su grupo parlamentario se pronunció en contra de la explotación del gas shale, y refirió que en Inglaterra se ha prohibido su explotación mediante el método fracking (fractura hidráulica), como se pretende realizar en el país. Eso, afirmó, genera contaminación de ríos y vulnera la seguridad de los ciudadanos, además de que no resulta rentable una inversión de esta índole, ya que el 80 por ciento de los pozos que pudieran abrirse es inviable económicamente, por los montos de inversión.

La investigadora del Proyecto sobre Industrias Extractivas de Fundar, Centro de Análisis e Investigación, Aroa de la Fuente, al participar con la ponencia: “La explotación del gas shale mediante el fracking a la luz de la Reforma Energética: un paso en contra de la sustentabilidad”, afirmó que el método de exploración, explotación y captura de éste no es una alternativa viable para convertirse en reserva energética.

Por el contrario, continúo, se convertiría en un peligro por la contaminación de mantos acuíferos que puede provocar; la explotación requiere de 9 a 29 millones de litros de agua en cada pozo perforado, y los químicos utilizados no se conocen, con el riesgo de que puedan provocar daños a la salud.

“Apostarle al gas shale es profundizar el modelo de explotación de hidrocarburos caduco, y con ello los daños ecológicos y sociales, así como la emisión de gases de efecto invernadero, en detrimento de las energías no renovables”; este gas emitiría 30 por ciento más de metano, porcentaje superior a la contaminación por bióxido de carbono.

Jorge Villarreal Padilla, representante de ClimateWorks, apuntó que la Reforma Energética es una oportunidad para incorporar un “paquete verde” hacia un modelo energético sustentable. Destacó que el uso de la energía eloica será más barata para 2020 y estará en condiciones competitivas frente al costo del gas natural y el shale.

En tanto, Xtabai Padilla Rodríguez, coordinadora de proyectos del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo, sostuvo que la Reforma Energética debe apostarle a un nuevo esquema de consumo de hidrocarburos que lo reduzca, ya que el aumento en el número de automotores por arriba de la tasa de natalidad, pondrá en la calle en el 2030 a 70 millones de vehículos, con una elevada demanda de gasolinas.

Recomendó alentar un transporte público eficiente para desincentivar el uso de automotores; usar el transporte no motorizado, como la bicicleta, y promover una movilidad sustentable.

 

Comentarios con Facebook