Ciencia y SaludVolver a Ciencia y Salud

Faraón egipcio sigue siendo noticia milenios después de su deceso

ramses_y_nefertari

El Cairo, 19 oct (PL) Milenios después de abandonar este mundo para sumarse a los dioses, el faraón Ramsés II hoy sigue siendo noticia, esta vez por la aparición de una de sus estatuas en la provincia de Sharquiya.

Todo indica que el monarca, que reinó hace más de tres milenios, conocía la importancia de lo que hoy se llama imagen pública y sus monumentos están por doquier, aunque a decir verdad, sus contemporáneos lo consideraban un buen gobernante, a creer las crónicas de la época, escritas por amanuenses dependientes del faraón.

Una céntrica avenida y varios hoteles en esta capital llevan el nombre de Ramsés, aunque en el Egipto islámico el nombre no es común, a diferencia de algunos países latinoamericanos y entre padres con delirio de grandeza para sus vástagos.

Un equipo de arqueólogos egipcios y alemanes descubrió la escultura tallada en granito rojo en un templo dedicado a la diosa Bastet, según el reporte del Ministerio de Antigüedades, que está encantado con el hallazgo ya que puede incentivar el turismo, muy alicaído por los disturbios políticos que estremecen a este país hace más de dos años. Un primer indicio del interés en halagar al monarca es la altura de la efigie, 1,95 metros, una estatura que es improbable haya tenido el monarca en esa época, ya que el promedio apenas sobrepasaba los 1,60 y el material, cuya dureza es proverbial.

Como dato curioso, los arqueólogos reportaron haber encontrado cerca de la estatua la efigie de un funcionario, prueba innegable de que los burócratas de todas las épocas han sabido acercarse a los poderosos.

Comentarios con Facebook