LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Evo Morales descarta libre cultivo de coca en Bolivia

presidente-boliviano-evo-morales

La Paz, 22 oct (PL) El presidente boliviano, Evo Morales, afirmó hoy que su gobierno nunca aceptará el libre cultivo de la hoja de coca, a pesar de reconocer las propiedades curativas y nutricionales de la referida planta.

Morales elogió las bondades de la milenaria hoja, pero dejó claro que “tampoco podemos aceptar que haya libre cultivo (…) porque sabemos que una parte de las producciones las desvían al narcotráfico.

En conferencia de prensa desde la ciudad de Tarija, el mandatario adelantó que continuarán las tareas de racionalización y erradicación de plantaciones ilegales en todo el país.

Las declaraciones del primer presidente indígena de Bolivia se producen apenas tres días después de la muerte de cuatro miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) en el municipio de Apolo, en el departamento de La Paz, a manos de cocaleros que pretendían impedir la destrucción de sus cultivos.

El presidente, otrora líder cocalero de las seis federaciones del trópico de Cochabamba, insistió que el sector debe luchar contra el narcotráfico y cuidar la vida, en lugar de promover el cultivo ilegal.

La determinación del gobierno de eliminar las plantaciones excedentarias en Apolo se debe a sospechas de que la coca del lugar se utiliza en la producción de cocaína, presumiblemente con el apoyo de narcotraficantes extranjeros, una de las razones por las cuales estudia el cierre de la cercana frontera con Perú.

Morales reconoció que Apolo era una zona intocable y que eliminar las plantaciones de coca implicaba un riesgo ante la intransigencia de algunos que se resisten a la erradicación.

A finales de la semana anterior, miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta fueron emboscados en Miraflores, en el referido municipio, y cuatro de sus miembros murieron como consecuencia de los disparos, en tanto más de una veintena fueron heridos.

Para el Presidente, “es nuestra obligación sentar presencia del Estado, soberanía en esas fronteras (…) y las tareas de erradicación van a continuar. Es nuestra obligación como bolivianos, después de nacionalizar y regionalizar la lucha contra el narcotráfico, demostrar que solos podemos enfrentar el narcotráfico”.

En 2008, Bolivia expulsó a la Agencia Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés) y un año después asumió su propia estrategia de lucha contra las drogas.

Morales no quiso asegurar que detrás de las acciones estuviera la mano de los narcotraficantes: “no sé si son carteles, la investigación demostrará…la Policía y las Fuerzas Armadas están movilizados para una investigación profunda”.

Comentarios con Facebook