MegalópolisVolver a Megalópolis

PRESERVA SAN JUAN TLIHUACA MISTICISMO DEL DÍA DE MUERTOS

DSC_0106

El 1 de noviembre es un día atípico en el pueblo de San Juan Tlihuaca, delegación Azcapotzalco. Como en el resto del país celebran la llegada de los Santos Difuntos, pero su origen y orgullo tepaneca lleva a sus habitantes a vivirlo con un fervor que tiñe la fiesta de eclécticas pinceladas culturales que determina a sus habitantes y los enorgullece.

Procesión de animeros, concurso de catrinas, rosario nocturno en su singular panteón, música de banda, fuegos artificiales, exposiciones, grafiti, la ofrenda de homenaje a las culturas prehispánicas americanas en el atrio de la iglesia de San Juan Bautista, y el tradicional altar en la Glorieta de los Ahuehuetes, son parte de estas expresiones de fé e identidad, algunas de ellas con más de 200 años de existencia y que motiva a buscar su reconocimiento en el país.

“Este es uno de los pueblos más viejos del Distrito Federal, los felicito por preservar sus tradiciones, que tienen tanto o más atractivo que Mixquic, por eso ratifico el compromiso y apoyo incondicional de la delegación, para incluso, buscar la denominación como Pueblo Mágico”, dijo el Jefe Delegacional, Sergio Palacios Trejo, quien toma parte por segunda ocasión consecutiva la festividad

En el atrio de la iglesia de San Juan Bautista se da la mezcla de culturas y creencias, la católica cede ante la fuerza de la tradición de la cultura tepaneca. Ahí, una sui géneris ofrenda con frutas, verduras, vasijas, instrumentos, armas, implementos y glifos que reconoce a las civilizaciones prehispánicas del continente americano. Al salir, un mural dedicado a José Guadalupe Posada en la conmemoración por el Centenario de su muerte, a cargo de los grafiteros Zoca y Museo, jala la mirada.

Los animeros continúan su caminata y se ha sumado un grupo de bailarines honran a la muerte con vigorosos pasos de una danza azteca que prepara el camino de los espíritus del mundo terrenal al inframundo. Algunas de las prácticas tienen más de 200 años de existencia y enraízan a sus pobladores al lugar.“Son animero desde hace 45 años, mi padre lo fue, mi abuelo y mi bisabuelo, te hablo de que formar parte de esto está en nuestra piel desde que nacemos y nos sentimos regocijados de poderlo hacer año tras año”, comentó Martín Contreras, sanjuanero involucrado con la organización de la fiesta.

La procesión llega al panteón del pueblo, existente como tal desde 1893, y que en su interior se lleva a cabo una ofrenda gigantesca con música, cuetes y concurso de calaveras literarias, que enmarcan un multitudinario rosario para los deudos, que fascina a los más de 50 mil visitantes que recibe el lugar en estas fechas.

Una romería flanquea el paso de los animeros, se ha sumado un grupo de baile que en el atrio de la iglesia y una quinteta de toritos de fuegos artificiales, mientras la caravana empuja un carro de madera con la ofrenda que montará y entregarán a favor de los espíritus visitantes en el interior del kiosco en la Glorieta de los Ahuehuetes.

El clímax de la noche sucede con la premiación del Concurso de Catrinas, que este año fue ganado por Zetzangari Méndez Guzmán, de 21 años; su traje bordado y perfecto maquillaje supera el de 10 participantes más, pero sólo es un  motivo más para engrandecer la belleza de la Fiesta de Muertos de San Juan Tlihuaca, integrada en el Festiva de Muertos 2013 en Azcapotzalco.

Comentarios con Facebook