Italia y su cuarto título en Copa Federación

tenis-roberta-vinci
Por Lemay Padrón Oliveros

La Habana (PL).- Cagliari, escenario recurrente para las películas sobre mafia, fue el sitio ideal para que Italia levantara el pasado fin de semana su

cuarto título de Copa Federación, el evento más importante del tenis

femenino a nivel de selecciones nacionales.

Hasta Cerdeña se desplazaron las italianas para concretar su sueño

ante unos cinco mil aficionados cada día, esta vez de manera categórica, pues dominaron los cuatro pleitos efectuados ante Rusia.

La número uno local, Sara Errani, fue la gran protagonista del tope al conseguir dos victorias: 6-1 6-4 ante la jovencita Irina Khromacheva, y 6-1 6-1 a Alisa Kleybanova, pero visos de épica tuvo el triunfo de Roberta Vinci.

Vinci ganó el primer punto del tope en un extenuante encuentro de

tres horas y 13 minutos ante Alexandra Panova, puesto 136 en el ranking mundial, quien no pudo aprovechar cuatro match points y cedió en definitiva ante la jugadora número 13 del listado planetario 7-5, 5-7 y 6-8.

Panova mostró una derecha potente y dio señales de jugar sin

nervios, mientras que Vinci lucía agotada y en el descanso recibió

masajes en el cuello, pero luego de que la rusa logró dos quiebres de

servicio para ponerse 5-2 arriba, desperdició tres puntos de partido y

perdió cinco juegos consecutivos para ceder el set.

Ya con todo decidido, no se jugó el pleito entre Vinci y

Khromacheva, y en dobles se impusieron Flavia Pennetta y Karin Knapp en partido de trámite ante Margarita Gasparyan y la propia Khromacheva 4-6, 6-2 y 10-4.

Se trata de un equipo maravilloso y siempre estamos unidas, las

cinco, estamos muy bien juntas y eso se nota. Ahora podemos divertirnos, nos sentimos muy felices. Fue una buena semana para nosotras, dijo Errani tras concluir su participación.

Las rusas se vieron muy afectadas por la ausencia de sus principales jugadoras, en especial Maria Sharapova, y debieron a recurrir a tenistas de mucho menos aval y experiencia, como había previsto el propio capitán, Shamil Tarpishev, antes del inicio de la serie.

Por ejemplo, Kleybanova, sustituta en el tercer partido de Panova

porque esta no se recuperó debidamente del esfuerzo del primer

encuentro, no jugaba sobre arcilla desde 2011, cuando se le diagnosticó la Enfermedad de Hodgkin.

Quizás esta final fue un poco rara porque no jugamos contra las

mejores jugadoras rusas, pero había que concentrarse y tuvimos un poco

de temor. Puede que haya sido una de las finales más fáciles pero quiero recordar que le ganamos al mejor equipo del mundo, las checas, en la semifinal, afirmó el capitán Corrado Barazzutti.

 

MÁS PREMIOS PARA ITALIA

 

Barazzutti, quien ya había guiado las tres victorias previas de

Italia en la competencia en 2006, 2009 y 2010, recibió el Premio a la

Excelencia que otorga la competencia, gracias a su labor desde 2002 al

frente del combinado italiano, que bajo su mando lleva balance de 22

series ganadas, y solamente ocho derrotas.

El galardón, entregado por el presidente de la Federación de Tenis, lo han ganado con anterioridad figuras ilustres de este deporte como la checa Jana Novotna, la estadounidense Billie Jean King, y las españolas Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez.

Además, Barazzutti tiene el mérito de haber ganado como jugador la

única Copa Davis que tiene Italia, la conquistada en 1976. A pesar de

los problemas que afrontó Rusia, el capitán no quiso demeritar el

trabajo de sus chicas.

Así es como hay que jugar los campeonatos del mundo. Estas chicas

tienen el espíritu de grupo y aman jugar para su país, esa es la

mentalidad para ganar, declaró.

Otra distinción individual se le entregó a Errani, elegida en la

última edición de este año del Premio Corazón de la Fed Cup, que se

entregó en esta temporada a otras cinco jugadoras, entre ellas la

brasileña Paula Cristina Goncalves.

Con esta corona, Italia iguala ahora con Rusia con cuatro títulos en la Copa Federación, uno detrás de España, pero 13 por debajo de Estados Unidos.

El segundo lugar en la clasificación histórica es compartido entre Australia y la República Checa y la extinta Checoslovaquia, que tienen siete títulos cada uno.

Comentarios con Facebook