Policía de Los Ángeles, EE.UU. envuelta en nuevo caso de corrupción

policia-los-angeles

Washington, 20 dic (PL) El Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), Estados Unidos, enfrenta hoy un escándalo tras revelarse la existencia de un programa que contrataba a nuevos agentes teniendo en cuenta preferencias familiares y de amigos.

Según el diario Los Ángeles Times, durante ocho años se desarrolló un mecanismo conocido como Amigos del Sheriff, el cual cual favoreció la contratación de alguaciles con dudosas capacidades y hasta con antecedentes criminales.

El programa garantizó que jefes policíacos dispensaran un trato preferencial a amigos y familiares de agentes del departamento, incluidos algunos a quienes se les otorgó empleo a pesar de tener antecedentes penales, detalló el periódico.

Indicó que el LAPD contrató como agente a un hombre sentenciado por asalto sexual gracias a la ayuda del chofer del jefe del departamento del sheriff, Lee Baca.

Otro de los contratados fue arrestado la semana pasada como parte de una investigación interna del Buró Federal de Investigaciones (FBI) ante la denuncia de corrupción y abusos de internos en cárceles de la occidental urbe norteamericana.

Dicho agente entró a la institución policial gracias a la influencia de su hermano, un agente en activo, precisó la fuente.

Un sobrino del sheriff Baca, Justin Bravo, se convirtió en agente en 2007, pese a que estuvo involucrado en un robo, en una pelea con la Policía de San Diego, además de ser apresado por conducir ebrio.

Bravo también enfrenta cargos como parte de una investigación criminal por abuso de un interno en la prisión.

Dieciocho alguaciles y exalguaciles del departamento del sheriff de Los Ángeles responsables de la custodia de dos cárceles del condado se encuentran en un proceso penal acusados de privar a reclusos de sus derechos.

También por hacer falsas declaraciones y reportes, conspirar para cometer violaciones a los derechos civiles tanto de internos como de visitantes, obstruir la justicia, poseer un arma de manufactura ilegal y hasta de fraude hipotecario.

Los cargos están distribuidos en cinco demandas diferentes luego que el FBI efectuara una investigación de casi tres años, destacó por su parte el diario californiano La Opinión.

En dichas instalaciones (Menâ€Ös Central Jail y Twin Towers), varios reos y hasta visitantes recibieron golpizas por parte de los custodios y fueron expuestos al gas pimienta sin justificación, subrayó André Birotte Jr., fiscal federal asignado a Los Ángeles.

El magistrado citó también el caso de la cónsul austriaca que al visitar la cárcel fue esposada y detenida.

La investigación del FBI determinó que ese comportamiento abusivo de los alguaciles se ha institucionalizado en las cárceles del condado, refirió el fiscal federal.

Algunos oficiales del departamento del sheriff se consideraban por encima de la ley, denunció Birotte, quien confirmó que la investigación continúa y se analizan nuevas evidencias.

Comentarios con Facebook