Del Potro y la huella latinoamericana en el tenis

2009 French Open - Day Thirteen
Por Por Adrián Mengana Martínez

La Habana (PL).-Impulsado por la estela del argentino Juan Martín del Potro, el tenis latinoamericano dejó su huella en el circuito mundial en el 2013 al conquistar 17 títulos, siete en individuales y otros 10 en dobles.

Del Potro sumó cuatro cetros (Rotterdam, Washington, Tokio y Basilea) para llegar a 17 en su carrera y con solo 25 años ya tiene más de 300 triunfos en el circuito profesional.

Además, venció en la misma temporada a los españoles Rafael Nadal y David Ferrer, el serbio Novak Djokovic y el británico Andy Murray, quienes lo aventajan en la clasificación universal.

En 2013, el sudamericano logró la segunda mejor campaña de su carrera y alcanzó los cinco mil 255 puntos en 67 partidos (51 triunfos y 16 derrotas), contra los seis mil 785 obtenidos en el 2009, cuando venció al suizo Roger Federer en la final del Abierto de Estados Unidos.

Igual que en aquella ocasión, finalizó en el quinto puesto del ranking mundial.

“La torre de Tandil” fue el único no europeo ubicado en el top ten y el primer latinoamericano entre los 40 primeros del escalafón universal y clasificó por cuarta vez para la Copa Masters de Londres, reservada para los ocho mejores jugadores del año.

En los Grand Slam el argentino llegó a una semifinal por primera vez en cuatro años (desde el Open de Estados Unidos-2009), al derrotar a Ferrer en Wimbledon.

También disputó el cetro de un Masters 1.000 por primera vez desde 2009. En esta categoría de torneos consiguió la mayor cantidad de puntos de su carrera con dos mil 20 unidades y clasificó a dos finales (Indian Wells y Shanghai) y una semifinal (Cincinnati).

América Latina consiguió tres coronas más en individuales, las ganadas por los también argentinos Juan Mónaco, triunfador en Dusseldorf, Carlos Berlocq (Bastad) y Horacio Zeballos (Viña del Mar).

En los dobles, el brasileño Bruno Soares encabezó a la región al conquistar los certámenes de Valencia, Eastbourne, Barcelona, Sao Paulo, el Masters 1.000 de Canadá y la lid de Auckland. En las cinco primeras justas jugó con el austriaco Alexander Peya y en la última con el británico Colin Fleming.

Soares y Peya también clasificaron para la Copa Masters de Londres. Desde la incursión de Gustavo Kuerten en el 2000, la nación sudamericana no tenía un representante en la elitista lid.

La brillante proyección del brasileño esta temporada lo llevó a finalizar el año en el tercer lugar de la clasificación profesional en la especialidad de binomios.

En la misma modalidad, su compatriota Marcelo Melo se alzó con los títulos en Brisbane, acompañado por el español Tommy Robredo, y en el Masters 1000 de Shanghai, donde jugó con el croata Ivan Dodig. Además este dúo alcanzó las semifinales de la Copa de Maestros de Londres y concluyeron el 2013 en el tercer puesto del ranking mundial.

Otro latinoamericano, el mexicano Santiago González, triunfó en la lid de dobles de Oeiras y Halle y llegó hasta las semifinales en el Masters 1.000 de Indian Wells; en los tres certámenes hizo binomio con el estadounidense Scout Lipsky.

Por su parte, Nadal y Djokovic acapararon el mayor protagonismo en el circuito profesional este 2013.

El ibérico recuperó la cima del tenis mundial, tras más de siete meses alejado de las canchas por una grave lesión en la rodilla izquierda.

En su temporada de resurrección, Nadal disputó 17 torneos, con un balance de 10 títulos, entre ellos dos nuevos Grand Slams (Roland Garros y US Open), cinco Masters 1.000 (Cincinnati, Canadá, Roma, Madrid e Indian Wells) y ya son 13 y 23, respectivamente, lo que ha ganado en su carrera profesional.

Fue finalista en cuatro torneos (Copa de Maestros de Londres, Beijing, Montecarlo y Viña del Mar) y semifinalista en otros dos (Shanghai y París-Bercy). Sólo patinó en la primera ronda de Wimbledon frente al belga Steve Darcis.

De un total de 82 partidos, el español sumó 75 éxitos con solo siete fracasos (90 por ciento de los encuentros ganados). Los únicos cinco rivales que superaron al número uno del mundo fueron Zeballos (Viña del Mar), Djokovic (Montecarlo, Beijing y el Masters), Darcis, Del Potro (Shanghai) y Ferrer (París-Bercy).

El ocho veces monarca del Abierto de Francia también contribuyó al triunfo del equipo español de Copa Davis en la eliminatoria para evitar el descenso frente a Ucrania.

Otro grande del deporte blanco, Djokovic, recién coronado como Campeón del Mundo-2013 por la Federación Internacional de Tenis, abrió la campaña con su sexto Grand Slam en el Abierto de Australia, quinto en los últimos nueve majors, tras vencer a Murray.

El balcánico se convirtió en el primer jugador en la “Era Abierta” en ganar tres títulos seguidos del Abierto de Australia y primero desde que el australiano Roy Emerson conquistara cinco de 1963 a 1967; además, logró su cuarta corona en el Melbourne Park para unir su nombre al estadounidense Andre Agassi y Federer como tetracampeones.

Fue semifinalista de Roland Garros, donde cayó ante Nadal, y subtitular de Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos, y ganó otros seis cetros, Dubai, Beijing y los Masters 1.000 de Montecarlo, Shanghai, París y la Copa de Maestros de Londres.

Se mantuvo invicto en los siete individuales que disputó con Serbia por la Ensaladera de Plata, conquistada por la República Checa con un triunfo final de 3-2 ante los balcánicos.

Entre los hitos relevantes del tenis esta temporada sobresalió asimismo el éxito de Murray en Wimbledon, donde batió en la final a Djokovic.

Murray rompió la sequía británica de 77 años sin una corona masculina en Wimbledon (el último en ganarla fue Fred Perry, en 1936) y sumó el título 28 de su carrera, cuarto de la temporada después de Brisbane, Masters 1.000 de Miami y Londres.

Sin embargo, una recurrente lesión en la espalda que lo llevó al quirófano le impidió darle más alegrías al Reino Unido en el resto de la campaña.

Comentarios con Facebook