Anticipan escabroso futuro para Obama

obama2-650x325

Washington, 31 dic (PL) El presidente Barack Obama enfrentará un futuro difícil si los republicanos conquistan la mayoría en el Senado en las elecciones de medio término de 2014, anticipan hoy medios de prensa estadounidenses.

Luego de un escabroso 2013, aumentaron las esperanzas opositoras de retomar la Cámara alta del Congreso, lo que dificultará al mandatario avanzar su agenda de gobierno, señala el periódico digital The Hill, especializado en temas legislativos.

El Partido Republicano necesita ganar seis escaños en dicha Cámara para tomar una ventaja de 51-49, algo que claramente puede ocurrir pues los demócratas defienden escaños de pronósticos difíciles en Dakota del Sur, Montana, West Virginia, Arkansas, Alaska, Louisiana y Carolina del Norte, sostiene la publicación.

Con el Senado y la Cámara baja en manos del Partido Republicano, el presidente tendría poca o ninguna esperanza de adelantar su agenda legislativa, y estaría obligado a estar a la defensiva frente a un Congreso dominado por la oposición en sus últimos dos años en el cargo.

En el Capitolio no faltarán los intentos opositores por terminar de descarrilar la Ley de Salud, tema que golpeo en 2013 la popularidad del presidente y de los demócratas entre sus compatriotas.

Si Obamacare, como se conoce la norma referida, avanza sin problemas no habrá mayores complicaciones para el partido en el gobierno, predicen algunos analistas.

La confianza de la Casa Blanca se vio reforzada por el aumento de las personas que se han inscrito en la ley en los últimos días. Más de 1,1 millones de personas se sumaron y si se cumple la meta de siete millones proyectada por la Oficina de Presupuesto del Congreso, la situación será diferente, señala The Hill.

La esperanza es que el nuevo año sea de un nuevo comienzo para los demócratas, y que Obama sea capaz de tratar de aumentar el número de nuevas personas aseguradas con arreglo a la ley, agrega.

Las elecciones de mitad de período, incluso más que las elecciones presidenciales se pueden decidir sobre el número de votantes, y los demócratas se enfrentan a una tarea mucho más dura con Obama fuera de las urnas, indica.

La publicación cita una encuesta de CNN publicada hace una semana que sostiene que el 55 por ciento de los votantes registrados dicen que son más propensos a votar por un candidato al Congreso que se opone a Obama que a uno que lo apoya.

Esto significa que la Casa Blanca tiene que tirar de todas las palancas que usaron en las campañas de 2008 y 2012 para mantener el apoyo de su base y reunir el voto de las mujeres, los hispanos, los afroamericanos y los votantes jóvenes a las urnas para derrotar los planes republicanos.

Algunos analistas estiman que si Obama quiere apoyar a sus representantes en el Congreso, debe tener un sólido mensaje económico, algo que ya hizo el expresidente William Clinton durante su segundo mandato.

Asimismo debe ofrecer su apoyo desde atrás, sin aparecer ante las cámaras y manteniendo la distancia, para no influir en electores que pueden votar por representantes demócratas pero se oponen a la política del presidente.

Comentarios con Facebook