Obama se toma tiempo para regular espionaje de EE.UU.

Obama Meets With Iraqi Prime Minister Nouri al-Maliki At White House

Washington, 10 ene (PL) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al parecer se tomará un tiempo adicional para decidir sobre las anunciadas reestructuraciones de las prácticas de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), envuelta en un inusitado escándalo de espionaje mundial.

Obama sigue sin concluir la revisión de las 46 recomendaciones que una comisión gubernamental hizo sobre las prácticas de la NSA, según reconoció el jueves el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

El presidente avanzó bastante en la revisión del informe que recibió en diciembre, pero no ha acabado aún y sigue pidiendo opiniones, agregó Carney.

La víspera, Obama recibió a un grupo de congresistas y senadores en la mansión ejecutiva para abordar el asunto del espionaje, al igual que hizo el miércoles con miembros de la comunidad de inteligencia y de una comisión que pretende buscar un equilibrio entre las políticas antiterroristas y el respeto a la privacidad y las libertades personales.

Según analistas, las recomendaciones para modificar procedimientos de la NSA deben anunciarse, no obstante, antes del 28 de enero, cuando el mandatario planea pronunciar su discurso anual sobre el estado de la Unión.

Sin embargo, para muchos resulta evidente que el gobierno norteamericano continuará con sus prácticas de espionaje interno y a nivel mundial, pero con nuevas reglas.

El extécnico de la NSA, Edward Snowden, puso contra las cuerdas a la administración Obama tras revelar a partir de junio de 2013, decenas de miles de documentos que constatan el masivo programa de fisgoneo de las comunicaciones telefónicas y digitales nacionales y de gobernantes, empresas y ciudadanos de 35 países.

Washington ha tratado de hacer control de daños y justificar el intrusismo contra aliados como España, Alemania, Brasil, México y Reino Unido, así como atemperar las críticas de ciudadanos y varios gobiernos.

La cuarta enmienda de la Constitución de Estados Unidos ampara el derecho a la privacidad y a no sufrir una invasión arbitraria.

También este jueves, legisladores estadounidenses alegaron que las revelaciones de Snowden proporcionaron información que ayuda a grupos terroristas y pusieron en riesgo la seguridad nacional.

El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes Mike Rogers (republicano por Michigan) y el legislador demócrata por el mismo estado, Dutch Ruppersberger, alegaron que los 1,7 millones de documentos revelados ponen en riesgo a las tropas y permiten a entidades fundamentalistas cambiar las tácticas de operación y vulnerar nuestros planes de defensa.

Dichas declaraciones, sin embargo, buscan frenar las acciones de quienes en Estados Unidos y otros países exigen a Washington otorgar una amnistía al denominado “topo” de la NSA, comentó el diario The Hill, especializado en temas del Congreso.

Desde hace varios días, numerosas personalidades en el mundo como el director de Human Rights Watch, Kenneth Roth, y periódicos como el estadounidense The New York Times y el británico The Guardian pidieron clemencia o un indulto presidencial para Snowden.

Los medios de prensa calificaron las acciones de Snowden, refugiado en Rusia, como “un acto de coraje moral” que reportó un “gran servicio a su país”.

La Casa Blanca desestimó otorgarle una amnistía.

Comentarios con Facebook