La consagración del Bayern Munich

FC Bayern Muenchen v 1899 Hoffenheim  - Bundesliga
Por Reinaldo Wossaert Silva

La Habana (PL) La conquista de cinco títulos, incluido el de la Copa Mundial de Clubes, confirmó lo que hace unos días develó la Federación Internacional de Historia y Estadísticas del Fútbol: el alemán Bayern Munich es el mejor del orbe.

Los trofeos de campeones en la Bundesliga, la Copa Alemana y la Champions bajo la dirección de Jupp Heynckes, así como la Supercopa de Europa y el referido mundial de clubes con el español Josep Guardiola al frente, fueron méritos suficientes para recibir la anhelada distinción.

El Bayern acumuló 370 puntos y fue escoltado por el club español Real Madrid con 290, el inglés Chelsea (273) y los también españoles Atlético de Madrid (251) y Barcelona (247).

Esta es la primera vez en la historia que esta relación queda encabezada por un club alemán, que además consiguió la segunda mejor puntuación en la historia de esta clasificación, sólo superado por el Juventus italiano, el cual sumó 372,7 puntos en 1993.

Apenas tres derrotas encajaron los bávaros en el año recién finalizado: ante el Bayer Leverkusen, en la novena jornada de la Bundesliga; frente al Borussia Dortmund en la final de la Supercopa de Alemania, y con el Manchester City en la Liga de Campeones tras implantar récord de diez victorias seguidas en esa lid.

Si en Italia venció el Juventus de Turín, en España el Barcelona, en Inglaterra el Manchester United y en Francia el París Saint Germain, en Alemania dominó, arrasó o campeó por su respeto el Bayern.

En casa los discípulos de Heynckes alcanzaron 29 éxitos, cuatro empates y el referido revés para totalizar 91 puntos, récord histórico para la competencia, en la cual se coronó en la jornada 28,o sea, seis fechas antes del final.

Rotundo éxito que se logró gracias a la efectividad de sus hombres en defensa y ataque, con 98 goles a favor y solo 18 en contra para un soberbio promedio de más 80, mucho mejor que el resto de los campeones en las restantes Ligas de Europa.

Este fue el comienzo del camino victorioso del Bayern en 2013, que siguió con la corona en la lid continental de clubes.

Tras concluir como líder en su grupo eliminatorio, el conjunto bávaro venció con ciertos problemas al inglés Arsenal, pero de ahí en adelante mostró toda su fortaleza para doblegar 4-0 de manera general al italiano Juventus de Turín en octavos de final.

Luego en cuartos su desempeño, nada más y nada menos que frente al español Barcelona de Leo Messi y compañía, fue deslumbrante con un 7-0 para la historia y que en su momento simbólicamente significó la toma de posesión del mando en el ranking mundial.

Con el boleto en la mano y con el objetivo de cambiar la historia respecto a la final de la versión anterior -cuando perdieron la final con el inglés Chelsea- el Munich encaró en el mítico estadio británico de Wembley el reto del Borussia Dortmund.

El Dortmund llegó animado por el triunfo sobre el también ibérico Real Madrid en semifinales, pero allí la historia fue otra. Heynckes y sus muchachos se encargaron de bajarles los humos para ganar 2-1 y alcanzar con ello su quinta corona en la historia de la lid.

Por si fuera poco, el elenco dirigido por Heynckes conquistó la Copa de su país al superar 3-2 al Stuttgart en el estadio Olímpico de Berlín, donde se erigieron además en el primer equipo alemán en conseguir estos tres títulos en una misma temporada y el séptimo en el llamado Viejo Continente.

Con anterioridad consiguieron el “triplete” el Celtic (1967), Ajax (1972), PSV (1988), Manchester United (1999), Barcelona (2009) e Inter de Milán (2010).

Luego de estos triunfos nadie pensó que Heynckes podría abandonar su carrera; pero no fue así y este dio paso a su colega español Joseph Guardiola, quien acomodó rápidamente su estrategia y logró sus primeros galardones en la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes.

En el Eden Stadion de Praga, capital de República Checa, los bávaros superaron 5-4 en tanda de penal al inglés Chelsea tras finalizar igualados 1-1 con dianas del español Fernando Torres, por los británicos, al minuto ocho y del francés Franck Ribery, por los germanos, al 47.

Animados por la conquista de su cuarto trofeo grande en la campaña, el Munich se encaminó hacia tierras árabes en busca del primer título de su historia en lides universales para clubes y lo consiguió tras arrasar 3-0 al chino Guangzhou y 2-0 al local Raja Casablanca.

Estas victorias del Bayern Munich se vieron reconocidas en la ceremonia de entrega del Balón de Oro celebrada esta semana en Zurich, Suiza, donde Heynckes fue elegido el mejor entrenador del mundo en 2013 y Ribéry, junto a su compañero Philipp Lahm fueron incluidos en el once ideal de la FIFA.

El mediocampista galo quedó cerca de ganar el Balón de Oro, que este año quedó en poder del crack lusitano Cristiano Ronaldo.

Luego de estos éxitos los hombres del club germano no se detienen y ya muestran su jerarquía en la Bundesliga, donde lideran la tabla de posiciones con 44 puntos, 14 juegos ganados y dos empates con un juego por escenificar para completar los 17 desafíos de la primera mitad de campeonato.

De manera general el Bayern acumula entre el final de la pasada temporada y la mitad de esta 41 fechas sin perder en la Bundesliga.

Comentarios con Facebook