LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

FARC-EP expone propuestas para sustituir usos de cultivos ilícitos

farc-cia

La Habana, 19 ene (PL) Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) expuso hoy en esta capital propuestas estructurales mínimas para la superación de los usos ilícitos de los cultivos de coca, amapola y marihuana en Colombia.

Tales iniciativas fueron expuestas por Marco León Calarcá, uno de los delegados de las FARC-EP participantes en los diálogos de paz que desde hace 14 meses se realizan en La Habana con el gobierno colombiano, para poner fin a un conflicto de más de medio siglo.

Como parte de su política antidrogas para la soberanía y el buen vivir de los pobres del campo, el grupo guerrillero se pronunció a favor de la implementación del Programa Nacional de sustitución de los usos ilícitos de los cultivos de hoja de coca, amapola y marihuana, previamente presentado en esta XIX ronda de conversaciones.

Al respecto, precisaron que las causas fundamentales de la aparición y la expansión de tales empleos son de carácter socioeconómico y se encuentran en la pobreza y miseria de los desposeídos, expropiados y desplazados del campo, de las comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes.

Ante esta situación, la política de superación de los usos ilícitos se comprenderá como un capítulo especial del proceso de reforma rural y agraria integral, socioambiental, democrática y participativa, afirmó Calarcá.

Igualmente, las FARC-EP abogaron por el reconocimiento y respeto de los territorios de las comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes, teniendo en cuenta que parte importante de los cultivos de coca, amapola y marihuana se hallan en las regiones que ocupan estos sectores poblacionales.

Calarcá dijo que las políticas tendientes a esa sustitución se fundamentarán en la protección constitucional y legal de esos territorios, incluidos el reconocimiento y el respeto a la autonomía de las comunidades en su gobierno y gestión, así como el derecho a la consulta previa.

Además, la guerrilla defendió la prevalencia de los derechos humanos en esas políticas, con énfasis en un enfoque integral donde tendrán especial atención las mujeres y jóvenes cultivadores de coca, amapola y marihuana.

Para la masa laboral dedicada a tales cultivos se considerarán medidas especiales tendientes a garantizar el acceso a la tierra, su incorporación estable en las comunidades campesinas, trabajo e ingresos dignos y, en general, garantías para el pleno disfrute de los derechos humanos integrales, remarcó Calarcá.

Comentarios con Facebook