FUERON ESCUCHADOS

guillermo robles
Por Guillermo Robles Ramírez

Muchos de nosotros estamos muy familiarizados con el término de trabajo eventual, sin necesidad a entrar en su definición es más que entendible a que se refiere. Pero para el que fue contratado de ésta manera tiene mucho significado porque es una esperanza de que algún día poder conseguir la planta laboral. Para los abogados su concepto no existe, pues pasando los treinta días deben ser considerados como trabajadores con todos los derechos como lo marca la ley.

Sin importar que éstos trabajadores eventuales desempeñen su actividad en la iniciativa privada o instituciones gubernamentales en ambas situaciones siempre existirá dentro de la esperanza un destello de incertidumbre por no tener algo seguro y con pleno conocimiento que al terminar el objetivo por el cual fueron contratados tarde o temprano ya no serán requeridos sus servicios profesionales.

Este tipo de trabajos tienen su mayor demanda en las diferentes instituciones de gobierno de nuestro país y en un hecho inédito, el Gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez, les concedió un sueño a más de 700 trabajadores eventuales al formalizarles su situación laboral y garantía en seguridad social y prestaciones de ley en donde ahora sí podrán contar con una pensión de retiro entre otras garantías que no se tienen cuando se es un trabajador pagado eventualmente para ser recontratado durante años sin recibir beneficio alguno, más que un ingreso para la familia.

Para quienes cuentan con un trabajo fijo pudiera no tener mucho impacto este tipo de noticias, pero contrario a ello inclusive un trabajo eventual tiene mucho impacto social porque contribuye a que no estén delinquiendo y con ello aumentando el índice de seguridad pública o que se conviertan en futuros integrantes del crimen organizado.

Gracias a éstos trabajos eventuales los números no mienten ya que la tasa de desocupación en la entidad en diciembre fue la más baja en los últimos cinco años, descendiendo la economía informal a un 26.78 por ciento en su tercer trimestre de 2012 al 23.5 por ciento en el mismo período del año 2013.

No se sabe con exactitud cuántos trabajadores eventuales hay en instituciones del gobierno del Estado de Coahuila, pero de las dos realidades son buenas. Una, que al menos de esos ya existen 700 trabajadores con una garantía de seguridad social  y la segunda es que resto que quedan todavía contratados eventualmente cuentan al menos con un ingreso seguro para sus hogares y con la ilusión y esperanza de que también si hacen un buen desempeño laboral podrán contar la formalización de un trabajo, cosa que en la actualidad muchos empresarios no lo hacen debido a la situación económica del país y donde procuran recibir la mayor parte de  practicantes universitarios para ahorrarse los gastos de una nómina como también el pago de Seguro Social y una vez terminadas las horas solicitadas por cada universidad son desechados enviándolos  al índice poblacional de desempleados.

Habrá críticos que dirán que 700 trabajadores con garantía social son pocos pero hay que reconocer que Rubén Moreira es el primer gobernador que les reconoce sus servicios profesionales y que las plegarias a todos los santos que hicieron los laboristas temporales, fueron escuchadas sensibilizando al Gobernador en mantener activa fuentes de trabajo mientras que la iniciativa privada sigue esperando verdaderas reformas hacendarias que detonen la economía del país.

Coahuila en los últimos dos años, que han sido los primeros de Rubén Moreira, ha sido identificado y a pulso se ha ganado el reconocimiento de un Estado en donde se respetan los derechos humanos y precisamente el hecho de darle seguridad social y tranquilidad laboral a éstos más de 700 trabajadores del gobierno estatal, es más que una demostración de la fama de Coahuila: Una Entidad donde se reconocen los derechos humanos.(Premio Estatal de Periodismo 2013 y 2014) www.intersip.org

Comentarios con Facebook