MÁS AUDIENCIA DE LUCERITO QUE MANLIO.

guillermo robles
Por Guillermo Robles Ramírez

Existen diputados como Manlio Fabio Beltrones Rivera, convencidos del desarme total de los grupos de autodefensa que operan en Michoacán y de no estar convencidos del beneficio que pueda dejarle al país el hecho de utilizar armas.

En lo único que podría estar de acuerdo con ello es que realmente no existe ningún beneficio para el país el hecho de que estén armados, pero tampoco es algo que perjudica a los mexicanos, sino estamos viendo el resultado de una comunidad que después de meses que fueron ignorados por todas las autoridades e incluyendo a sus representantes antela Cámarade Diputados que en teoría es la “voz del pueblo”, y que ahora si opinan aprovechando el tema como un reflector ante los medios para hacerse notar más por sus declaraciones que por las acciones.

Es muy fácil opinar estando tan lejos y sin ver la problemática en carne propia, el haber permitido que un grupo de criminales se hicieran cargo para desalojar a otro ante la impotencia de que  quienes se dicen que cuidan las garantías para gozar derechos y libertades que nunca hicieron nada para resguardar la integridad de las comunidades conocidas como Tierra Caliente.

Cuando se tiene guaruras a disposición, pagados con el erario público y bien armados, es muy fácil caminar con toda tranquilidad por las calles, al trabajo, mandar a sus hijos a la escuela con personal entrenado para que los cuide contra cualquier aire que les llegue a despeinar o también como aquellos juniors broncosos  que la hacen de tos y en lugar de agarrarse a moquetazos ponen a sus guaruras a que se den de golpes, pues la vida se ve de caramelo.

Ahora todo es diferente, pues no existe alcalde alguno en el país que no viaje con personal altamente armado y con vehículos blindados. De los gobernadores no se diga y mucho menos tratándose de un Presidente del país. Antes residentes que tuvo México como Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo y Miguel dela Madrid Hurtado, eran investiduras alcanzables. Eran épocas en que la gente se podía acercar para hacerle una petición directa al Presidente dela República, así como los periodistas podían acercarse para hacerle entrevistas, buenos tiempos que quedaron en el pasado porque de ahí en adelante sus equipos de seguridad fueron creciendo hasta en convertir en un bunker los eventos públicos a que asisten y dar nacimiento para la prensa los famosos “corrales” de más de100 metrosde distancia de la presencia del Primer Mandatario del País.

En la actualidad, con tanta seguridad que cuentan los alcaldes, gobernadores y otros funcionarios públicos, es muy fácil señalar como lo hace Manlio Fabio Beltrones Rivera, en asumir que la garantía de seguridad pública en México corresponde a los gobierno federal, estatal y municipal, entonces porque no comienzan por quitarles tanta erogación por concepto de seguridad personal y familiar,  equipamiento y vehículos blindados a los que cabalmente responsabiliza.

En dónde estuvieron todos aquellos diputados y senadores velando por los intereses de la gente de Tierra Caliente, Michoacán, cuando se perdió la ingobernabilidad durante años porque éste problema del crimen organizado no surgió de un día para otro, porque primero llegaron unos para después posicionarse otros. Durante todo ese tiempo cuántas injusticias se cometieron, cuántos abusos, violencia, asesinatos, extorsiones permitieron las mismas autoridades para ahora ser criticados y ver injustas sus posiciones de defenderse como pudieran en la tierra de nadie, en donde el robo a despoblado duró muchísimo tiempo arrebatándoles esa tranquilidad que antes gozaban.

Ahora el problema no es el desarmar a las autodefensas, sino el cómo reactivar esas comunidades económicamente después de todo lo que ha pasado. El nuevo problema a enfrentar tiene otro  rostro porque la amenaza del crimen organizado de aquel sector siempre estará latente porque simplemente migran y como una plaga que acaba con los sembradíos es como quedó Tierra Caliente, destrozado el comercio local y por qué ningún diputado o senador ha respingado al respecto el cómo le van hacer, qué tipo de ayuda van a tener más que la promesa firmada en hielo del gobierno federal en mandar recursos más nunca definen para qué.  Comunidades que han sufrido como éstas, ponen en peligro su propia existencia para llegar a convertirse en pueblos fantasmas, sin embargo, eso no genera audiencia para los políticos y aunque suene inverosímil generó más audiencia en menos de un día una foto de Lucerito matando un animal que la muerte de muchos civiles en Tierra Caliente o bien las desafortunadas declaraciones de Manlio Fabio Beltrones Rivera, al subestimar la pesadilla de las familias de Tierra Caliente. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

Comentarios con Facebook