“El bocón perfecto o el gay de élite”

url
Por Rafael Ramírez

Ahora que han pasado las fiestas decembrinas, el “día de Reyes” y casi estamos entrando al mes del amor; en éstas fechas tan adentradas en lo social, en donde asistimos a diversas reuniones y fiestas, nos damos la oportunidad de reencontrarnos con nuestros amigos, y por supuesto tenemos la oportunidad de conocer a nuevas personas con las cuales en un futuro no muy lejano quizá estrechemos un vínculo afectivo, o ¿porqué no? una relación sentimental o simplemente sexual. Reflexionemos en lo interesante que es poder conocer sujetos para relacionarnos; es muy padre conocer a todo tipo de gente, más cuando ésta, es encantadora y honesta; ¿pero a cuántos de nosotros no nos ha tocado el infortunio de encontrarnos con el “típico blofero”? Éstos si que son una especie a parte, y hoy aquí, me atreveré a realizar algunas subdivisiones desde mi muy peculiar punto de vista sobre ellos. Quizá para muchos de nosotros es de lo más común toparnos con este tipo de gente, o peor aún, cuando leas este artículo, vergonzosamente te sentirás identificado con alguna de las descripciones que aquí encuentres, que te dejarán pensando seriamente sobre tu comportamiento hacia los demás. Este “extraño” pero muy común sector de la población, no ha dejado de llamar mi atención, incluso el actor Luis de Alba, por allá en los años ochentas, retrató muy bien en su personaje de “el Pirruris” a dicho grupo de gente; que se piensan que brillan mucho más en sociedad por su pretenciosa presencia, aquellos que en nuestro México citadino de hoy, abundan en la Condesa, en Coyoacán, en diversas plazas comerciales como Antara, en tiendas comerciales como Zara, o en los Antros más comúnmente concurridos por nuestro colectivo LGBTI, que “ellos” califican como los más “In” ó más “fashion” del rumbo; pero para colmo, tampoco faltan en nuestro lugar de trabajo, en nuestra escuela, y en cualquier lugar que exista un círculo social.

Para comenzar, hay que saber ubicarlos, encontrarlos e identificarlos, y no cuesta mucho trabajo hacerlo, pues de inicio, tod@s comparten características similares: bocones, fanfarrones y engreídos; por lo regular, se ostentan como entidades superiores, ya sea por sus “amplios” conocimientos, relaciones sociales, estados financieros, su buen cuerpo, su gran “pegue” (sex appeal), o por ser “luchadores sociales” por una causa en particular (solamente cuando les conviene). Y ahora sí, ahí les van las sub-categorías:

* Los “Euro intelectuales”.- Son aquell@s seres que en todas las reuniones en las que se aparecen, se la pasan hablando sobre sus

grandes viajes por todo el mundo, predican que detestan el cine comercial y según ellos leen todo libro con algún título rimbombante, siempre hacen gala de citas bibliográficas innecesarias, y cuando los seres humanos “ordinarios” como nosotros, platicamos de cómo nos divertía alguna caricatura como los “picapiedra”, en nuestra infancia o en la actualidad, ellos de inmediato aluden a algún comentario ofensivo, externando que esas tonterías no dejan pensar al individuo y que por eso somos “vulgares proletarios mediocres que nunca llegaremos a su nivel”, e intentan por todos los medios convencernos que ellos en su infancia disfrutaban leyendo a Marx o asistiendo a Bellas Artes para ver la opera “cosi fan tutte”, si tu les comentas que viajarás a París, de inmediato te dan una reseña del lugar, de su comida y sus tradiciones, porque muy seguramente en su último viaje estuvieron por allá (aunque a veces sólo salen de fin de semana a Xochimilco), utilizan frases sueltas en algún idioma extranjero mezclado con español, algo así como “Benito Juárez Wanna-Be” y te corrigen constantemente en tu manera de hablar (aunque quizá en algunos casos, ni siquiera sepan que es la gramática); y si realmente esa es su personalidad, ¡ vaya niñez tan aburrida !, eso explica lo amargado que son en la actualidad, y por eso se la viven quejándose por todo…¡que flojera dan en serio!

* El “Fresa”.- Este personaje “se cuece aparte”, parece que traen la típica “papa en la boca”, casi siempre usan diminutivo para sus palabras, utilizan también palabras incompletas, o frases en inglés (mi papi, mi amigui, mi cole, you are beautiful, you are very ugly); debe ser toda una dificultad histriónica entrar en personaje, a veces pienso que hasta lo ensayan frente al espejo antes de salir a la calle, son los entes más superfluos e ignorantes, pues en lugar de hablar, “rebuznan” estupideces, externando frases como: “…yo envidio a los niños de Somalia porque mantienen un perfecto cuerpo delgado”.

* El “burgués”.- ¡ Uff !, Éste sujeto que pulula por doquier, es el típico “multimillonario”, que se gasta toda su quincena con tal de “farolear”, y hacer menos a quien se le ponga enfrente, es el típico presumido, que se compra todo accesorio, o aparato electrónico de vanguardia, para estar “IN”; es “el ajonjolí de todos los moles”, en todas las fiestas se encuentra presente, y anda de bar en bar platicando que es el “hijo de papi”, que tiene todo el dinero del mundo y buscando ser aceptado en los círculos sociales, solo por su dinero (o mejor dicho por su presunción).

* El “yuppie”.- Este es el Joven profesional que va en ascenso, y lo podemos ver todo el tiempo de traje, o ropa casual con tendencia a

formal, que se la pasa hablando de negocios, de lo exitoso que es en su lugar de trabajo, y criticando a la juventud que según él, es mediocre. En las reuniones habla de la necesidad de tener bienes materiales y un alto poder adquisitivo, antes de cualquier relación formal, y criticando cualquier estilo de vida opuesta a la de él, es un ser egoísta y superficial.

* El “político”.- ¡Auch!, (digo eso, porque en este perfil se identifica un servidor), es el típico individuo que se la pasa “arreglando el mundo y sus problemas”, sus charlas giran en torno a la vida Político-social en general, el hambre, la pobreza, la desigualdad, la inseguridad, la crisis, y un largo etcétera, que culmina o inicia las reuniones con esos temas, en los que se apasiona, y muchas de las ocasiones, llega a un punto tal que aburre o fastidia a los que lo están escuchando, dejando de lado a veces a la pareja, a sus amigos o la finalidad original de la reunión, para enfrascarse en charlas de debate y discusión sin fin.

* El “deportista”.- ¡¡¡No, no, no!!!, cuidado con éstos, porque te comienzan hablando de su infancia en la que eran obesos y de cómo con una buena dieta y una gran dosis de ejercicio lograron obtener ese bello cuerpo que en la actualidad ostentan, te comienzan hablando de las horas de gimnasio que invierten, y terminan diciéndote que el fumar, el beber, el desvelarte, o hasta lo que en ese momento te estás comiendo, es completamente nocivo para tu organismo, y terminan criticándote por no tener una figura escultural como la de ellos.

* El “amo del sexo”.- ¡Bueno!, aquí creo que muchos se van a sentir identificados, y espero que no me odien por eso, pero ¿cuántos de nosotr@s no ha presumido más de una vez, “el poder sexual” que tienen?, son los típicos que se la pasan hablando de sus “ligues”, de sus “acostones”, y del sinnúmero de personas que mueren por pasar una noche con él, de lo bueno que es en la cama y de ser “el rey de los corazones rotos”, se sienten el “Mauricio Garcés” del Colectivo LGBTI…”l@s traigo muert@s”.

* El “joven eterno”.- Esta especie de seres humanos, es muy peculiar y simpática, pues nos referimos a la gente que tiene pavor a envejecer, se la pasan untándose cremas, haciéndose tratamientos y cuando de plano son muy evidentes los estragos de la edad, recurren a las cirugías plásticas, para posteriormente pasársela diciendo que tienen menor edad que la verdadera, te preguntan mil veces que como se ven, que edad aparentan, y terminan aconsejándote como elevar tus glúteos, para tenerlos tan perfectos como los de ellos, y te dan miles de sus

“recetas mágicas” para que te veas igual de bien, se la pasan criticando a los demás por lo “acabados” que se ven, o por la edad que aparentan, siempre haciendo gala de su eterna juventud.

Pues como las hojas se terminaron para seguir escribiendo, les dejo aquí solo un breve recuento de algunas de las muchas personalidades que encontramos dentro del colectivo LGBTTTI, pero podríamos seguir hablando de muchas más. En fin, para concluir, solo quiero desearles un feliz y exitoso mes del amor y la amistad. Recuerden cuando estén en alguna reunión social, no es malo hablar de política, de trabajo, de ejercicio, de cosmeatría, de moda, o de avances tecnológicos, lo malo es hacer uso de estos temas para hacer menos a los demás o para querer “sobresalir”, recuerda que lo importante en una reunión social, es convivir, y disfrutar de la compañía de l@s demás, de pasar un rato agradable, compartiendo diversos temas que sean de interés general.

Para cualquier asunto relacionado con este Artículo, favor de comunicarse

Vía Correo Electrónico: ajisac@hotmail.com

Comentarios con Facebook