Chinos celebran el año del caballo

caballo

PEKIN/SHANGHAI (N22/Reuters) .- China dio la bienvenida el jueves al inicio del Año del Caballo con celebraciones moderadas, mientras la población obedecía los pedidos del gobierno de que enciendan menos fuegos artificiales, que se cree que traen buena suerte, debido a preocupaciones sobre la contaminación del aire.

 

El año nuevo chino, que comienza el viernes, suele estar marcado por despliegues sonoros de fuegos artificiales y un sinfín de petardos, que según creencias traen buena suerte y ahuyentan a los malos espíritus.

 

Los fuegos artificiales ennegrecen el cielo con humo durante horas.

 

Con capas de aire contaminado en partes del norte, centro y este de China, que incluyen a Pekín y el área comercial de Shanghái, algunas personas decidieron que era preferible un despliegue más modesto.

 

Si bien Pekín reverberaba con fuegos artificiales y petardos, medios estatales informaron que las ventas habían caído y algunos residentes dijeron que no comprarían tanto.

 

“Esto no es bueno para el medio ambiente, no es bueno para el aire”, dijo un vecino llamado Lao Song.

 

“El año pasado gasté alrededor de 300 yuanes (50 dólares) en fuegos artificiales, pero este año sólo gasté alrededor de 100 yuanes”, dijo Lao.

 

Zhang Debi y su esposa, Fang Lina, dijeron que en su puesto de ventas de fuegos artificiales en la frondosa zona de Shanghái que fue una concesión francesa sólo habían vendido la mitad de los fuegos artificiales del año pasado.

 

“La gente seguirá encendiendo algunos fuegos artificiales porque la atmósfera de las fiestas no sería buena sin éstos”, dijo Fang. “Sin embargo, si se encendieran demasiados, tampoco estaría bien”, agregó.

 

En línea con el llamado de frugalidad del presidente Xi Jinping en medio de una campaña contra la persistente corrupción, las ventas de ítems de lujo que suelen obsequiarse para año nuevo también han caído.

 

“Ya nadie se atreve a recibir este tipo de regalos lujosos”, dijo Dou Qinlian, un vendedor de hongo de oruga, una hierba medicinal rara y costosa, desde su negocio en la capital tibetana de Lhasa, según la agencia de noticias Xinhua.

 

El año nuevo chino está marcado por la migración de masas más grande de la Tierra, en tanto centenares de millones de trabajadores viajan en tren, autobús, avión y barco para pasar las fiestas con sus familias.

 

Para muchos chinos, es la única fiesta que tienen en el año.

Comentarios con Facebook