Servicio secreto de Canadá ante el Senado por escándalo de espionaje

/Users/kevin/Desktop/Noel-Ottawa/jour2/process/.DSC_0045.jpg

Ottawa, 3 feb (PL) Los jefes de dos entidades del servicio secreto de Canadá y el asesor de Seguridad Nacional del primer ministro Stephen Harper, rinden cuentas hoy ante el Senado tras conocerse del espionaje federal a ciudadanos en los aeropuertos del país.

John Forster y Michel Coulombe, directores del Centro de Seguridad de Comunicaciones(CSE) y del Servicio de Inteligencia y Seguridad, respectivamente, deberán explicar a un comité de la Cámara alta sobre la complicidad de esos cuerpos con sus similares de Estados Unidos para fisgonear en Internet.

Stephen Rigby, el consejero de Harper en ese ramo, también está convocado a la audiencia.

El panel senatorial citó a los tres funcionarios porque la cadena canadiense CBC News reveló el viernes pasado que el CSE realizó una prueba de búsqueda de información de viajeros que transitaron por aeropuertos del país y se conectaron a sistemas inalámbricos WiFi, lo cual permitió su seguimiento durante varios días.

Según el medio de prensa, esa entidad estableció un alianza con la polémica Agencia estadounidense de Seguridad Nacional (NSA) y otros cuerpos de inteligencia del orbe con ese propósito.

La CBC News también precisó que entre los espiados estaban quienes se trasladaban a otras terminales aéreas y de transporte terrestre, hoteles, cafés, restaurantes, bibliotecas y otros lugares con acceso inalámbrico público a Internet.

Sin embargo, el CSE defendió esas operaciones con el argumento de que “está legalmente autorizado a recopilar y analizar metadatos para proteger al país de ataques o amenazas externas.”

El Centro dijo en un comunicado que nunca monitorearon ningún a viajero canadiense o extranjero, ni recolectaron o utilizaron comunicaciones privadas.

Añadió que todas sus operaciones “incluyen medidas para proteger la privacidad de los canadienses” y solo obtienen los metadatos para identificar los dispositivos móviles, así como los números de llamadas que hacen o reciben.

El CSE fue culpado también en algunos documentos filtrados por el estadounidense Edward Snowden de mantener una estrecha colaboración con la NSA durante una cumbre del G-20 realizada en Toronto en 2010, y de espiar al gobierno y empresas de Brasil.

Asimismo, se rumora que ese órgano prueba desde 2012 un nuevo y sofisticado software desarrollado en conjunto con su par de Estados Unidos.

Comentarios con Facebook