LatinoaméricaVolver a Latinoamérica

Muy complicada la crisis en Canal de Panamá

Panama_Canal_Gatun_Locks (1)

Panamá, 5 feb (PL) La crisis en la ampliación del Canal de Panamá se complicó por la ruptura del diálogo una vez concluido en la medianoche de hoy el plazo dado por las empresas constructoras para solucionar el problema de financiamiento que lo traba.

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) finalmente rechazó el reclamo del consorcio encabezado por la española Sacyr y la italiana Impregilo por mil 600 millones de dólares para poder terminar el tercer juego de esclusas en junio de 2015.

El Grupo Unidos por el Canal (GUPC) responsabiliza a la ACP por la ruptura de las negociaciones y de hecho por la suspensión de las obras generales de ampliación que están ejecutadas al 72 por ciento, mientras que las de las esclusas han avanzado hasta el 66.

Ayer alrededor de las 21.00 hora local, en un escueto comunicado de cuatro líneas el GUPC dijo que seguía insistiendo en lograr una solución y no habló de ruptura, pero poco después se emitió un comunicado en Madrid en el que se daba cuenta de la ruptura.

En Panamá los voceros del GUPC madrugaron y apenas salió el sol hoy enviaron a los medios un largo comunicado que respalda al emitido en Madrid, con mucho más detalles, en el cual insisten en que sigue buscando una solución de financiamiento para terminar el proyecto y las obras en 2015.

Pero advierte que la ruptura pone la expansión del Canal de Panamá y hasta 10 mil puestos de trabajo en riesgo inminente en medio de una disputa que durará años ante tribunales nacionales e internacionales sobre los pasos que han llevado el proyecto al borde del fracaso.

El GUPC diferencia la necesidad de financiamiento de mil 600 millones de dólares para terminar el proyecto debido a gastos imprevistos por fallas geológicas, a otras reclamaciones de sobrecostos, en razón de que es el monto que se requiere invertir sobre el costo original de tres mil 118 millones de dólares.

La ACP acepta cifras de unos mil 500 millones de dólares no ejecutados del monto licitado (cinco mil 250 millones de dólares) para terminar, y no el doble como reclama el GUPC, y aunque admite problemas en el flujo de caja de Sacyr e Impregilo, estima que es problema de esas empresas que licitaron el diseño y ejecución de la megaobra.

El consorcio estima injusta esa posición y pide buscar una solución de cofinanciamiento para los mencionados mil 600 millones extra, pues es una carga de tal magnitud que ningún contratista o empresa privada puede soportar por sí sola.

Además, hace una serie de sugerencias que la ACP considera condicionamientos para reanudar las obras. Versiones de prensa indican que la gravedad del asunto amerita continuar el diálogo.

Las acciones de Sacyr e Impregilo en los mercados bursátiles de Madrid y Roma cayeron entre tres y cinco puntos porcentuales debido a la ruptura del diálogo, después que subieran por una declaración del presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, de que se acercaba un arreglo.

Comentarios con Facebook