Guardia Civil española ocultó disparos en el agua contra inmigrantes

159983-620-282

Madrid, 20 feb (PL) La Guardia Civil española en Ceuta ocultó en sus primeros informes que realizó disparos con proyectiles de goma contra personas en el agua el pasado 6 de febrero cuando murieron 15 inmigrantes, según documentos revelados hoy.

Los informes de las 48 horas posteriores a los hechos, divulgados por medios locales, insistieron en que las balas de goma se usaron solo durante un primer intento de traspasar la valla terrestre y no cuando los inmigrantes se lanzaron al agua para llegar a una playa.

Durante los primeros días los funcionarios mantuvieron esa versión, modificada luego por el ministro de Interior, Jorge Fernández, ante el Congreso de Diputados, cuando admitió los disparos aunque dijo no fueron directamente a las personas sino disuasivos.

La Guardia Civil se justificó posteriormente con imprecisiones de información propias de las primeras horas, según dijeron voceros de ese cuerpo al abordar la tragedia ocurrida en la ciudad autónoma española en África.

Los informes difundidos hoy dicen también que nueve inmigrantes fueron devueltos de inmediato a Marruecos porque aunque llegaron a la playa no llegaron a una valla a varios metros de la costa considerada la frontera administrativa.

Este concepto, que la oposición española critica y califica de “fronteras elásticas”, es otro de los elementos del debate por las muertes, que partidos de oposición califican de violación flagrante de los derechos humanos.

En realidad, posteriormente se informó que fueron 23 los inmigrantes devueltos de inmediato a Marruecos, aunque el gobierno rechazó se tratara de deportaciones en caliente con el argumento de la diferencia entre fronteras geográficas y administrativas.

La oposición espera aclarar los puntos oscuros sobre los hechos cuando la Guardia Civil entregue las filmaciones realizadas, tal como fue solicitado ayer en una sesión del Congreso de Diputados.

Un aspecto significativo es el uso de las pelotas (proyectiles) de goma que la Unión Europea advirtió pudo causar pánico entre los inmigrantes e, indirectamente, el trágico desenlace.

Los informes alientan también las demandas de dimisión del director de la Guardia Civil, Arsenio Fernández, a quien el Partido Socialista Obrero Español y otros partidos acusan de mentir.

Izquierda Unida, la tercera fuerza política de España, demanda asimismo la dimisión del ministro de Interior, cuya intervención en el Congreso de Diputados convenció solo a los parlamentarios del gobernante Partido Popular.

Comentarios con Facebook