LA DEBILIDAD DE DON ISIDRO

guillermo robles
Por Guillermo Robles Ramírez

A sus 52 días de toma de posesión a don Isidro López Villarreal, difícilmente se le podría calificar como un hombre ambicioso y con sed de poder, ya que los saltillenses conocen su origen, pues proviene de una familia que siempre ha tenido dinero siendo, incongruente la idea de que tenga malas pretensiones, al menos es lo que se espera cuando menos hasta el día de hoy continúa siendo un hombre sencillo y con ganas de sacar adelante los nuevos compromisos para el bien de Saltillo.

Pero como cualquier ser humano, frágil de cometer errores y como buen gesto el darle oportunidad a profesionistas para integrar su gabinete administrativo, es válido que  quienes estén enfermos de soberbia, viseras, rencores y perdieron tan pronto el suelo por la enfermedad del poder han sido muchos de quienes hoy están al frente de cada uno de sus departamentos.

El mejor indicador es el constante golpeteo en cada uno de los medios de comunicación, sin excepción alguna de la localidad. Tanto en la prensa escrita como en los medios electrónicos las críticas hacia su persona no se trata de una campaña constante en su contra por parte del presidente del PRI Estatal, David Aguillón Rosales, como han querido venderle tanto a don Isidro López así como a la misma sociedad sin ningún fundamento, ya que ahí están los medios de comunicación que con gráficas y declaraciones de la misma ciudadanía se queja diariamente.

Aquí no se trata de una pelea de colores de partido,  porque resulta incongruente que mientras el Gobernador, Rubén Moreira Valdez, le ha dado mucho espacio público e inclusive lo ha invitado constantemente a eventos del gobierno del estado, por el otro lado, sería ridículo que David Aguillón Rosales, que es de la misma bancada política como para que le lleve la contraria al gobernador y aún más que tenga ese poder por encima de todos incluyendo a los dueños de los medios de comunicación para estar manipulando las noticias locales, al igual que photoshopeando las gráficas y mucho menos manipulando a los ciudadanos por las innumerables quejas que hacen a los medios impresos y electrónicos ante la impotencia de quela Presidencia Municipalno hace nada.

La debilidad del nuevo Presidente Municipal de Saltillo, Isidro López Villarreal, no es su persona en sí, sino el exceso de confianza que le dio a su equipo de gabinete administrativo que no está respondiendo en ninguna de sus áreas como juraron solemnemente en la toma de protesta. Esa es la debilidad del alcalde, pues todos están haciendo lo que quieren y andan por sin ningún lado. Evidentemente ante malos funcionarios públicos el costo ha sido muy caro sobre la imagen de don Isidro López, ya que alguien tiene que dar la cara.

Es muy claro que quien representa uno de los departamentos más importantes dentro dela Presidencia Municipalno está funcionado correctamente ni por fuera ante la imagen del alcalde y mucho peor por dentro, porque es más que evidente que no existe una comunicación organizacional como tal, es decir, interna entre sus diferentes departamentos que ni siquiera el alcalde sabe o tiene información de lo que está pasando dentro de su administración y menos tiene conocimiento de lo que piensan los saltillenses, ya que como todo buen burócrata le soba la espalda y le sopla al oído únicamente puras alabanzas mientras le esconde la información de lo que pasa afuera en su ciudad.

Definitivamente hay quienes nacieron para ser periodistas, sin embargo, eso no es sinónimo de que tengan la capacidad para ser funcionario público representando un departamento tan importante como comunicación social que es la que proyecta la imagen del edil así como la del ayuntamiento,  como también es responsable de la sinergia interna entre los diferentes titulares de los departamentos de la presidencia municipal.

No es culpa de Isidro López Villarreal todavía, sino es la mala comunicación interna y la anarquía que existe dentro de la Presidencia Municipalla debilidad del alcalde y que lamentablemente no hay quién le diga para darse cuenta. Tampoco es válido que alguien se aproveche de un puesto público para utilizarlo como herramienta para sacar sus rencores y amarrando navajas entre los partidos de oposición y del mismo PAN o de dónde se cree que sale la información interna o más bien la ropa sucia.  (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

Comentarios con Facebook