Venezuela: Boicot opositor al ocio


Por Mario Esquivel

Caracas, 27 feb (PL) El asueto del carnaval en Venezuela, tradicional época de descanso para miles de personas cada año, figura hoy en la mira de sectores de la derecha que apuntan a boicotear una fecha esperada por todos con vistas a disfrutar en familia.

Los grupos de la ultraderecha, con una agenda orientada a la desestabilización del gobierno y el desconocimiento de la institucionalidad, ahora llamaron a suspender las festividades bajo diversos argumentos.

Curiosamente, las decisiones de ese tipo se concentran en localidades bajo gestión opositora tras los recientes comicios municipales, donde el pretexto es la compleja situación surgida por lo que llaman protestas de sectores disconformes.

Sin embargo, nada más lejos de la verdad pues las cifras del Ministerio Público dan cuenta de 13 víctimas fatales debido a la violencia generada por grupos de la derecha más radical.

De los fallecidos, seis se localizaron en Caracas y tres en el estado Carabobo, además de casos reportados en las entidades de Lara, Mérida y Táchira.

Unido a ello, más de 550 personas fueron presentadas ante los tribunales y 55 fueron privadas de libertad, como parte de las investigaciones que adelanta la Fiscalía.

Como complemento a los cierres de calles que ya comienzan a molestar a vecinos de las urbanizaciones afectadas, la estrategia del golpe suave tiene entre sus blancos el carnaval.

De manera previa, las autoridades del Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz desplegaron más de 100 mil funcionarios para garantizar el disfrute de los venezolanos, con 422 playas aptas en toda la geografía nacional.

Además, el gobierno destinó cerca 15,4 millones de bolívares (2,4 millones de dólares) para facilitar el desarrollo del VII Festival Deportivo-2014, incluido en el Plan de Recreación que beneficiará el descanso de 3,7 millones de venezolanos en la temporada de carnavales.

Sin dudas, el boicot a un asueto que beneficia a los venezolanos se integra en el arsenal de sectores opositores, acompañado de una ofensiva mediática para mostrar al mundo una imagen de Venezuela que dista de la realidad.

Por supuesto, los focos de violencia -cada vez más reducidos por la actuación de las autoridades- están acompañados de elementos que reflejan en la práctica las verdaderas intenciones de actos alejados del carácter de “protesta pacífica”.

En ese sentido, el gobernador del estado venezolano de Aragua, Tareck El Aissami, reportó el arresto del ciudadano Jayssam Mokded, con pruebas contundentes de su intención de perpetrar actos terroristas en el país.

Entre el material incautado al individuo de origen árabe aparecen documentos que lo vinculan a una empresa radicada en Miami, además de un vehículo blindado, un artefacto explosivo y pólvora.

En su poder se encontraban 13 equipos electrónicos, dispositivos de comunicación para Estados Unidos y Colombia, dijo El Aissami, a lo cual se añaden denuncias de entrenamientos en técnicas paramilitares en un centro universitario de Carabobo.

Las proyecciones ascendentes sobre el incremento del turismo interno (14 por ciento), de ocupación hotelera (10,4 por ciento) y ventas de boletos apuntan al fracaso de esa opción desestabilizadora.

Comentarios con Facebook