Presionan a Obama para frenar deportaciones de inmigrantes

inmigracion-mexico-eua

PL

Washington- Prominentes miembros demócratas del Congreso estadounidense presionan hoy al presidente Barack Obama para que frene la deportación de inmigrantes indocumentados.

La oposición viene ahora del Senado en momentos en que en el órgano legislativo se mantiene bloqueado el tema de la reforma de las leyes migratorias.

Según el diario digital The Hill, que cubre temas del legislativo, tres miembros de alto rango demócratas plantean que el mandatario debe detener las deportaciones de inmigrantes sin papeles relacionados con ciudadanos o residentes legales permanentes.

El miércoles los senadores Richard Durbin (Illinois), el segundo miembro en rango del liderazgo demócrata del Senado, y Thomas Harkin (D-Iowa), respaldaron un llamado en esa dirección del senador Robert Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores.
Menéndez, una voz influyente en la reforma migratoria aprobada en junio pasado por el Senado, lanzó un llamado a Obama para detener la expulsión de indocumentados mientras la Cámara baja no decida pronunciarse sobre el cambio de la ley.

Durbin, otro participe del grupo de los Ocho que aprobó una propuesta de reforma integral, señaló que la situación de los inmigrantes ilegales que enfrentan la deportación es desgarradora.
El senador estimó que la mejor solución al problema de las deportaciones es que el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, someta a votación el proyecto de ley del Senado.

Esta semana grupos defensores de los hispanos y otros activistas expresaron su frustración por el ritmo de deportaciones bajo el gobierno Obama, quien se apoyó en los votantes hispanos para ganar la reelección en 2012,  y lo calificaron de deportar en jefe, según dijo Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza.

Obama alega que sus poderes ejecutivos para detener las expulsiones son limitados y que no violará las leyes del país.
En tanto, el bando republicano criticó a los demócratas, entre ellos el senador Marco Rubio, de Florida, quien argumentó que las leyes deben cumplirse.

Comentarios con Facebook