Mayoría de congresistas colombianos busca su reelección

20130902114451_senado_colombia
Por Anubis Galardy

Bogotá, 9 mar (PL) Un total de 183 congresistas colombianos, de los 268 en ejercicio, aspiran a su reelección en los comicios legislativos de hoy, lo que equivale a un 68,5 por ciento de la membresía actual de ese ente legislativo.

A partir de esas cifras, en la que están incluidos los aspirantes a la Cámara y el Senado, solo quedarían -de cumplirse las expectativas de quienes pretenden retornar al Congreso el próximo 20 de julio- 85 curules disponibles para airear las bancadas.

En torno a esas pretensiones, cuyo rumbo decidirá la votación en las urnas, se definirá la posibilidad de cambio, o no, en el Congreso, según analistas.

El Partido de la Unidad Nacional -que impulsó al poder al actual presidente Juan Manuel Santos, en 2010- es el que cuenta con mayor número de parlamentarios en pos de una reelección, seguido por el Partido Conservador.

A la contienda concurrirá el Partido Centro Democrático, con el ala uribista pisando fuerte, señala el columnista Carlos Hernández, lo que a su juicio afectará a quienes buscan un nuevo período.

A ese espectro se añaden el Polo Democrático y los partidos de nuevo cuño, entre ellos el de la Unión Patriótica, al que le fue reintegrada su personaría jurídica en septiembre de 2013. Estos últimos deben cumplir con el reto del llamado umbral mínimo de representatividad, que en el caso de aspirantes al Senado equivale a 490 mil votos, si se tienen en cuenta los cálculos de participación ciudadana en los sufragios, que apuntan a 16 millones de votantes, según la registraduría.

Del resultado de las elecciones de hoy dependerá si se deja atrás el tradicional bipartidismo nacional y se abren paso las perspectivas de reformas institucionales que requiere el país con urgencia, señalan analistas.

Hay consenso, además, en que el nuevo legislativo debe asumir el reto de convertirse en sitio de debate y refrendación de reformas fundamentales para el país y, sobre todo, donde se definirán los cimientos de la construcción de una paz emanada del eventual acuerdo del gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo en la mesa de diálogo instalada en La Habana.

En cuanto al panorama de riesgos que se cierne sobre estas elecciones, uno de ellos lo constituyen las posibilidades de compraventa de voto, según estimados preliminares.

En declaraciones a periodistas, la directora de la Misión de Observacion Electoral, Alejandra Barrios, señaló que se trata de un riesgo que no se ha podido controlar.

A su juicio, uno de los departamentos más proclives a esa situación es el norteño Arauca, donde es imposible transitar con tranquilidad, manifestó. Arauca es una “olla de presión”, dijo recurriendo a una imagen gráfica.

También incluyó a los departamentos de la Guajira, en especial los municipios de Manaure y Uribia, y Caquetá donde se mueve mucho dinero y hemos detectado “la pesca de votos” que están haciendo numerosos candidatos, detalló.

En cuanto a las presiones de grupos ilegales de que son objeto los aspirantes, indicó que, aun cuando al parecer han disminuido, en Colombia la politíca sigue siendo una actividad de alto riesgo.

Comentarios con Facebook